Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

El fútbol, en el Congreso

El Mundial-82 tiene ya cauces formales. En lo económico, el Comité Organizador ha abierto su cuenta en el Banco de España. No habrá beneficios, pues, para la banca privada, como ocurría antes con los miles de millones de la ex DND. En lo político, UCD y la Minoría Catalana lograron un acuerdo, tras larga negociación, sobre el control del campeonato en sus aspectos sustanciales.La Comisión de Cultura del Congreso, con representación de todos los grupos parlamentarios, conocerá los aspectos económicos del campeonato y, por tanto, controlará las inversiones a realizar. Los entes autonómicos no estarán marginados y tendrán su enlace para compartir la responsabilidad de los temas organizativos. El Gobierno no ha renunciado a lo que le atañe, pero ha aceptado compartir en comisiones de representación equilibrada los temas que afecten a cada una de las sedes.

Desde el Congreso se reconoce la autoridad del Comité que preside Saporta, pero desde el Congreso se acepta la misión de velar por el feliz desarrollo de un acontecimiento en el que, evidentemente, está involucrada la imagen del país. El peligro de que cuatro amiguetes del fútbol organizaran el Mundial se salvó con la creación de un Comité en el que están involucrados los ministerios responsables de la infraestructura. El peligro de que a nivel local se produjeran fricciones absurdas a costa de vanidades o ambiciones desmedidas también ha sido superado, afortunadamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 1979