Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Los desacuerdos de CD con el Estatuto gallego

Santiago de Compostela

Coalición Democrática, que tiene en Galicia casi la mitad de sus votantes, que hace allí su propaganda en idioma gallego y dice que defenderá los intereses y la cultura gallega como el que más.... acaba de presentar ante el Congreso de los Diputados sus motivos de desacuerdo al proyecto de Estatuto de Autonomía de Galicia, propugnando, entre otras modificaciones (léase rebajas), la supresión de la palabra «nacionalidad», así como de «poderes gallegos» y «pueblo gallego».Poco después de la presentación en las Cortes del actual proyecto de Estatuto gallego, el periódico El Ideal Gallego, de La Coruña, convocó una rueda de prensa a la que concurrieron representantes de casi todos los partidos políticos gallegos para manifestar sus opiniones en torno al referido proyecto. Todos coincidieron en la necesidad de mejoiarlo elevando su contenido a nivel de lo que permitiese la Constitución, destacando en este sentido la opinión manifestada por el representante de AP, que actuaba allí en nombre de CD. Se ve que la opinión de los dirigentes no coincide con el de las bases, y menos aún con la de ese pueblo gallego cuyo nombre quisieran borrar del mapa.

Pero la personalidad histórica y cultural de Galicia es tan evidente que, quizá por ello, se les indigeste a algunos hombres de CD, que quieren privar a Galicia. de lo que se ha concedido en sus respectivos estatutos a Euskadi y Cataluña.

Algún día Galicia exigirá a los miembros gallegos de CD que elijan entre ser o no ser gallegos, dándoles la oportunidad de cambiar de patria. Ya debiera hacerlo hoy, porque la conducta de quienes piden que se borre de la ley básica de su comunidad autónoma esas palabras -nacionalidad, poder gallego y pueblo gallego-, merecen por lo menos la sanción de su exclusión de la comunidad gallega.

AP, que se opuso a que en la Constitución figurase la palabra nacionalidad, ya que allí no pudo lograrlo, quiere ahora conseguirlo, al menos en el proyecto de Estatuto gallego, tierra natal de los superpatriotas, desertores de su estirpe, de cuya férula nos libre Dios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de septiembre de 1979