Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Discrepancias en el Gobierno sobre el grado de concrecion del programa económico a medio plazo

La Comisión delegada para Asuntos Económicos permaneció reunida ayer, por espacio de cinco horas, para realizar el primer examen del programa económico del Gobierno, distribuido a los miembros del Gabinete en las últimas horas del viernes. Posteriormente, algunos titulares de departamentos económicos volvieron a reunirse con el vicepresidente Abril. Para hoy están previstas nuevas reuniones, y mañana lunes volverá a celebrarse una reunión plenaria de la Comisión delegada, presidida también por Adolfo Suárez. Para el miércoles, ha sido convocado un Consejo de Ministros extraordinario, dedicado monográficamente a la discusión del plan que será remitido a las Cortes.

El documento distribuido a los ministros al término de la reunión plenaria del Gabinete, el viernes pasado, ha sido elaborado por el Ministerio de Economía, bajo la supervisión directa del vicepresidente económico, Fernando Abril, quien ha mantenido prolongadas reuniones durante la última semana con el titular de Economía, José Luis Leal. El Programa a medio plazo para la economía española (así se le ha denominado al menos provisionalmente) consta de unos doscientos folios, encuadernados en pastas de color verde claro, que han sido elaborados a partir de un documento previo de trabajo (dos tomos de ochocientos folios), confeccionado por Economía y al que cada Ministerio sectorial aportó variaciones y sugerencias.Básicamente, el documento distribuido a los miembros del Gobierno se ocupa de formular un diagnóstico de la situación actual de la economía española, con especificación de los problemas más acuciantes y definición de prioridades. Asimismo, el plan señala una serie de objetivos macroeconómicos a corto (1979-1980), medio (1981-1982) y largo (1983-1984) plazo, con especificación de algunas medidas concretas, planteadas más a nivel de principios que de actuación inmediata.

El trasfondo filosófico del programa que debate actualmente el Gobierno se centra en la necesidad de liberalizar y flexibilizar el marco de la economía española, bajo el objetivo esencial de posibilitar el crecimiento, a partir de un incremento sustancial de la productividad del sistema. Como complemento a esta formulación, el programa elaborado sugiere la posibilidad de incorporar un plan complementarlo de solidaridad social que acentúe el carácter redistributivo de los recursos del sistema. El problema esencial que en estos momentos se opone a la plasmación de este objetivo, más allá de la simple enunciación de intenciones, es el elevado monto alcanzado por el déficit presupuestario (véase EL PAIS del 29 de julio).

El documento distribuido por los ministro s no incluye el apartado destinado a las conclusiones, en el que está previsto que el Gobierno comprometa las opciones políticas concretas que se proponga desarrollar a corto, medio y largo plazo. Los debates iniciados ayer en el seno del Gabinete -a diferentes niveles- tienden sobre todo a la elaboración de ese apartado final del programa. Las deliberaciones en el seno del Gobierno concluirán -al menos así está previsto- el próximo miércoles, día 25, para el que ha sido convocado un Consejo de Ministros extraordinario, dedicado monográficamente al proyecto de programa económico. Si el documento se aprueba será remitido inmediatamente al Parlamento, aunque todavía está pendiente de fijación la forma exacta en que será presentado al Pleno del Congreso. El Gobierno debía haber presentado, en principio, su programa en la primera semana de julio, pero solicitó una prórroga de diez días para poder ajustar sus previsiones a la nueva situación creada por la subida de los precios de la energía. Este aplazamiento vencía el pasado día 20.

Aunque las tajantes instrucciones dadas por la vicepresidencia económica mantienen el contenido del programa en el más absoluto secreto, fuentes próximas a algunos departamentos económicos han calificado de excesivamente vago el contenido de este nuevo programa gubernamental. Las mismas fuentes señalaron que durante la reunión mantenida en la mañana de ayer por la Comisión delegada para Asuntos Económicos, varios ministros habían expresado la necesidad de concretar en mayor medida las actuaciones gubernamentales en materia económica para el inmediato futuro. Este propósito, sin embargo, pudiera quedar frustrado cómo consecuencia de las dispares interpretaciones de los Ministerios sectoriales sobre el cuadro de prioridades de actuación. Estas discrepancias moverían -según dichas fuentes- a que el vicepresidente Abril propiciara un mayor grado de vaguedad al texto, como único medio de lograr un respaldo de todo el Gabinete al programa elaborado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de julio de 1979

Más información

  • Intensas reuniones durante el fin de semana