Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moción del Pen Club Internacional contra los países socialistas

Río de Janeiro

«El hecho de que en el seno del Pen Club se haya presentado una moción contra los países socialistas por incumplimiento de los derechos humanos prueba, entre otras cosas, que el Pen Club es una institución democrática pluralista y representativa de una gran diversidad de tendencias», comentó el escritor peruano Mario Vargas Llosa en las últimas sesiones del 44 Congreso de Escritores de Pen Club Internacional, que se ha celebrado en Río de Janeiro.

« El Pen es la única organización que integra escritores conservadores y comunistas, representantes de países capitalistas, socialistas, tercermundistas y subdesarrollados », recordó Vargas Llosa, «y esto conlleva que los escritores de cada una de estas áreas aporten perspectivas diferentes.»Mario Vargas Llosa, autor, entre otras, de las novelas Conversación en la catedral y Pantaleón y las visitadoras, ha sido durante los tres últimos años presidente del Pen Club Internacional, justamente hasta el inicio de este congreso, en el que fue elegido como presidente el escritor sueco Per Bastberg. Durante el congreso ha sido uno de los escritores más solicitados por el público observador.

La moción contra los países socialistas fue aprobada por mayoría, como también lo había sido unos días antes un informe condenatorio para las dictaduras de varios países de Latinoamérica.

En un intento de hacer un balance de sus tres años de gestión como presidente del Pen Club, Vargas Llosa dijo que uno de los logros más significativos había sido la extensión del club a regiones y países del mundo donde antes no existía, como Latinoamérica, Africa y países del Este.

Respecto a España, Mario Vargas Llosa recordó la prohibición que sufrió el Pen Club durante el franquismo, que motivó la desaparición de hecho del centro español, mientras que su similar catalán se mantenía en la más absoluta clandestinidad. Una novedad introducida desde el último congreso, celebrado en Barcelona, es el reconocimiento como miembros de pleno derecho de los escritores latinoamericanos residentes en España, quienes han formado un centro autónomo.

«La existencia de este centro Pen en España expresa», dice Vargas Llosa, «de una manera gráfica un problema dramático: la enorme masa de escritores que no puede vivir en sus países, esencialmente por razones políticas. Sólo en España hay varios centenares de escritores y periodistas latinoamericanos exiliados, lo que muestra la magnitud del problema.»

El escritor peruano considera, sin embargo, que el Pen Club está todavía muy lejos de ser la organización ideal de escritores de todo el mundo, justamente porque no integra a todos los escritores del mundo, «pero, de cualquier forma, tiene mucha vitalidad y una dinámica propia, útil y necesaria. De un lado, cumple la función de establecer un puente de conocimiento entre escritores de diversos países y distintas regiones geográficas, culturales y especiales, mientras que, por otra parte, es un instrumento de lucha en favor de la libertad de expresión de todo el mundo».

Respecto a la propuesta de oficialidad del español como lengua de los congresos del Pen Club Internacional, ha quedado condicionada a las aportaciones económicas que puedan ayudar a financiar los gastos extraordinarios de edición y traducción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de julio de 1979