Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

"Encuentros con las letras"

«¿Quién es esa que va a salir en e programa? Se llama algo así como una Virgen catalana», se sabe que preguntó el ejecutivo responsable de los programas culturales de TVE, al director de Encuentros con las letras, Carlos Vélez. El director contestó: «Montserrat Roig». El pasado 14 de junio tenía que haberse emitido un programa monográfico sobre «las señas de identidad de la cultura catalana», en el que Montserrat Roig iniciaba su colaboración con Encuentros en una entrevista de 33 minutos y treinta segundos con Josep María Castellet, y con la que se quería comenzar una serie de programa dedicados a las culturas catalana vasca, gallega, andaluza, etcétera Pero el programa fue censurado íntegramente, para todo el territorio del Estado, por decisión de los directores del circuito -nunca mejor dicho- catalán de TVE, en el que la escritora está vetada. Esa fue la explicación oficial para la última censura en Prado del Rey.«Yo creo que el director es el único responsable de su programa», se empeña en decir, entre ingenuo y escéptico, Carlos Vélez, quien fue jefe de programas culturales y dramáticos de TVE en febrero de 1974, cuando la primera y única apertura que hubo en TVE, hasta que le defenestró el señor Peña Aranda. «Yo procuro que en el programa estén representados autores y corrientes de todas las ideologías, y en el equipo de Encuentros convivimos personas de derecha y de izquierda sin ningún tipo de problemas. » Pese a todo, los programas « independientes », donde no se practica la censura ni imposiciones, como La clave, Imágenes, Siete días o Popgrama, son los que más problemas tienen en la actualidad. El pasado 17 de mayo parece ser que se prohibió un «A título personal», de Fernando Sánchez Dragó, en el que acusaba a un importante banco español de cazador de brujas y de enviar libros a la hoguera. Domingo García Sabell había dirigido, para la entidad bancaria, una investigación sociológica sobre Galicia. Se editaron 5.000 ejemplares en castellano y 5.000 en gallego, que si no han sido quemados, lo cierto es que no se divulgarán, porque el resultado de la investigación fue considerado peligroso. Los cuatro minutos y medio se titulaban «Una de meigas: Farenheit 451 ». El pasado 19 de abril fue prohibido íntegramente el programa sobre «Gargoris y Habidis. Una historia mágica de España»,en el que intervenían Fernando Savater, Juan Cueto y Fernando Arrabal. Fernando Arrabal ya había sido censurado en otras dos ocasiones: 6 de julio y 28 de septiembre de 1978, por «hablar mal» del PCE y de Carrillo y el 27 de mayo de 1977 aplazaron los noventa minutos dedicados a Fernando Arrabal, «por anticomunista», mientras que a la semana siguiente, 3 de junio, se aplazaba también otro programa sobre los escritores del exilio, «por procomunista». El 17 de octubre del pasado año, la dirección de TVE ordena que el programa se reduzca de dos horas a 55 minutos, y en febrero de este año se les recorta el presupuesto en 200.000 pesetas mensuales (cada programa de Encuentros cuesta ahora medio millón de pesetas). El viernes 8 d junio el equipo del programa. se entera de que José Luis Castillo Puche ha sido nombrado director adjunto.

Encuentros con las letras comenzó a emitirse el 7 de mayo de 1976. Se denominó Encuentros con las artes y las letras hasta el 25 de marzo de 1977, fecha en que Ramón Gómez Redondo y Paloma Chamorro, hasta entonces coordinadora del programa, iniciaron Trazos, hoy Imágenes. Los 152 programas que se han emitido constituyen un importante patrimonio audiovisual sobre la cultura escrita: 214 horas de diálogos e torno a las personas, obras y acontecimientos de la cultura española de estos últimos años. Un archivo que cuidan escrupulosamente los responsables del programa. Un archivo raro en TVE, si se piensa que aproximadamente el 50% de los programas emitidos por TVE han sido destruidos para ahorrar el dinero que cuestan las cintas vírgenes, Han pasado por Encuentros, al hilo de la actualidad, toda la literatura de este trienio y otros temas que difícilmente habrían tenido hueco en la programación, como el mundo editorial, librerías, revistas, la canción política, filosofía y lingüística, teatro, prensa diaria, investigación histórica, guerra civil, exilio, análisis del franquismo, etcétera. Encuentros con las letras estuvo a punto de desaparecer en tres ocasiones y hoy se ve más amenazado que nunca por presiones que nada tienen que ver con la cultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de junio de 1979