Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PC propone un plan de emergencia para Hunosa

La adopción de un plan de emergencia en Hunosa antes de finalizar 1979, con un año de duración, forma parte de la propuesta presentada por el PCE-PCA a los diputados provinciales. Los comunistas exponen en su informe la necesidad de dos planes escalonados: el de emergencia (79-80) y el de reestructuración (81-90).El proyecto comunista hace referencia a la crisis de todo el sector minero, con una especial atención a Hunosa, cuyo alarmante aumento de pérdidas y la caída sistemática de la producción preocupa seriamente al PCE-PCA, que se marca como objetivos el saneamiento económico y el aumento de la producción. Como primera medida, propone la creación de una comisión integrada por representantes de la Comisión de Industria y Energía del Congreso, de la Comisaría de Energía y Recursos Mineros, del INI, de las centrales sindicales y de la Comisión de Industria y Energía del Consejo Regional. Durante el plan de emergencia, el PCA es partidario de llegar a un acuerdo marco con los trabajadores para negociar los destajos, las tareas y el absentismo. En el plan de reestructuración la empresa podrá firmar un contrato-programa con la Administración, que deberá determinar los niveles de producción, subvenciones, plan de inversiones, descentralización de las funciones de producción y centralización de los staffs.

Los objetivos del plan estratégico se orientan a maximizar la producción y minimizar la subvención mediante la diversificación hacia el sector eléctrico y la firma de acuerdos con organismos estatales para la investigación y desarrollo. Para las demás explotaciones mineras con problemas, el PCE-PCA propone la constitución de empresas nacionales con soluciones similares a las de Minas de Figaredo y la aplicación de planes como los de Hunosa hasta su integración en una empresa nacional del carbón.

Los comunistas defienden la creación a muy corto plazo de un stock estratégico de antracita con cargo a los Presupuestos Generales; la utilización al máximo de horas de las centrales térmicas y aceleración de los proyectos de centrales térmicas de carbón. Una vez definido un plan de consumo de centrales térmicas, debe realizarse un plan de producción de antracita, subvencionándose la deuda de capital a las empresas que no puedan alcanzar las cotas de producción fijadas.

Para la minería de caolín y espato-flúor, el PCE solicita ayudas del Estado para la renovación y construcción de instalaciones que aporten al proceso un mayor valor añadido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de junio de 1979

Más información

  • Se negociarán los destajos, las tareas y el absentismo