Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Persiste la gravedad del doctor Cabot

Persiste el estado de extrema gravedad del doctor Joaquín Cabot. Se considera que ha entrado en situación irreversible y se teme un fatal desenlace de un momento a otro.

Los facultativos que le atienden emitieron ayer el siguiente parte: « El doctor Joaquín Cabot ingresó el día 10 de junio en la unidad de cuidados intensivos de la clínica Quirón, afecto de un proceso vascular cerebral de naturaleza isquémica. La evolución clínica de los exámenes, complementarios análisis, electroencefalograma, scanner cerebral, etcétera, orientan hacia una trombosis del tronco basilar. El doctor Cabot entró en un coma profundo el día 13 de junio y, aun cuando se mantienen las constantes vitales, el pronóstico es gravísimo. » Firman los doctores Rius, Siurana, Isamat, Pujada y Cadafalc.El pasado jueves, cuando realizaba una intervención quirúrgica en Bellvitge, el doctor Cabot sufrió un desmayo. En un principio se pensó que se trataba de una afección renal, pero al llegar el domingo la situación era cada vez más grave y el propio Cabot solicitó ser trasladado a la clínica Quirón, al percatarse de que su tensión arterial subía alarmantemente. Nada más entrar en la clínica fue internado en la UVI.

El martes, y al sentirse algo recuperado, el doctor Cabot intentó levantarse, arrancándose todos los tubos de suero y demás instrumentos que tenía conectados; el personal clínico que le atendía tuvo bastantes problemas para retornar al enfermo a su cama a causa de la gran vitalidad del afamado traumatólogo. El miércoles ya entró en coma; su situación fue calificada de irreversible, toda vez que era imposible el intento de cualquier intervención quirúrgica.

Más de 10.000 operaciones de menisco

El doctor Cabot acumuló, durante sus más de treinta años de profesión, una justísima fama de excepcional cirujano traumatólogo, al intervenir a más de 10.000 deportistas de menisco y ligamentos. Fue precursor de diversos sistemas operatorios, seguidos por infinidad de cirujanos en todo el mundo.

Joaquín Cabot nació en Barcelona, hace 63 años, está casado y tiene tres hijos, todos ellos también médicos. Se inició como cirujano en la guerra civil y posteriormente se dedicó a la medicina deportiva, ya que sentía gran pasión por el deporte. Su padre fue secretario general de la Federación Española de Fútbol y él fue médico del Barcelona y también de la selección española. Por sus manos pasaron jugadores de tanta fama como Kubala, Ramallets, Biosca, Leivinha, Reina y Rensenbrinck, entre otros, y fue consultado por especialistas de todo el mundo en frecuentes ocasiones. Fue un innovador en las operaciones de rodilla, para las que ideó nuevas técnicas hace ya muchos años. Seguía siendo el hombre indiscutible a quien acudir para los casos más difíciles, y con frecuencia consiguió restablecer a jugadores que otros cirujanos de fama consideraban irrecuperables. Recientes están los casos de dos internacionales españoles, el zaragocista Planas y el castellonense Planelles. El Madrid le consultó recientemente en torno a Camacho, uno de los lesionados más difíciles de recuperar en los últimos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de junio de 1979

Más información

  • Sigue en coma y ha entrado en situación irreversible