Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EIA amenaza con la lucha armada si se recorta el Estatuto de Guernica

EIA partido integrante de la coalición de izquierda abertzale Euskadiko Ezkerra, podría desaparecer para convertirse en una organización armada, vinculada a ETA político -militar, si el Estatuto de Guernica no es aprobado en sus puntos esenciales, según se desprende de un informe interno del partido que va a ser sometido a discusión en el próximo congreso del grupo, que se celebrará entre los días 14 y 17 de este mes en Bilbao.En el citado escrito, al que ha tenido acceso EL PAIS, se analizan las posibilidades que ofrece el Estatuto de la Asamblea de Parlamentarios -que empieza a debatirse en los próximos días en la Comisión Constitucional- para que Euskadi pueda alcanzar en un futuro no lejano un amplio grado de autogobierno, permitiendo así la actividad de la izquierda revolucionaria vasca dentro de ese marco político.

«Para un partido de las características de EIA», se señala en el escrito, «se plantearía una grave contradicción al continuar utilizando las vías institucionales si no se hacen realidad las formas de autogobierno que define el, Estatuto de Guernica.»

En el informe se valoran los riesgos que existen de que el Estatuto de Guernica sea recortado en sus puntos fundamentales a su paso por las Cortes y la grave situación que en tal caso se plantearía en Euskadi.

«En esa situación», se afirma en el escrito, «la única salida revolucionaria sería el más rotundo enfrentamiento con la Administración central, enfrentamiento que debería basarse prioritariamente en la lucha armada, dejando en un segundo plano la lucha institucional.»

Al congreso de EIA asistirán setecientos delegados del partido de las cuatro provincias vascas y doscientos delegados de Euskadiko Ezkerra, entre ellos el diputado Juan María Bandrés, independiente dentro de la coalición.

En septiembre de 1976 se presentaban en una rueda de prensa celebrada en la localidad vascofrancesa de San Juan de Luz las resoluciones de la VII Asamblea de ETA político-militar, entre las cuales destacaba la formación de un partido político sin ninguna vinculación con la organización, que se definía como una organización obrera partidaria de un Estado independiente, unificado, socialista y euskaldún.

Presentado públicamente en abril de 1977 en Gallarta (Vizcaya), el nuevo partido, que se denominaría EIA (Partido para la Revolución del Pueblo Vasco), se integra en KAS (Coordinadora Abertzale Socialista), conviviendo con los partidos LAIA y EHAS (que se convertiría luego en HASI), y los sindicatos LAB y LAK, éste último desaparecido. Junto con MC y Euskal Komunistak (PCT) crea EIA la coalición Euskadiko Ezkerra, que lograría ver elegidos en las elecciones del 15 de junio de 1977 a dos de sus candidatos, Francisco Letamendía y Juan María Bandrés, como diputado y senador, respectivamente.

El 30 de agosto de 1977, EIA rompe su unión con KAS, potenciando desde entonces la coalición Euskadiko Ezkerra de la que se apartarían MC y PCT. En la actualidad, tras las elecciones del 1 de marzo, en las que Juan María Bandrés fue elegido diputado por Guipúzcoa, la coalición se presenta como una alternativa de izquierda abertzale frente a Herri Batasuna. el sector más radicalizado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de junio de 1979

Más información

  • Según un proyecto de resolución para su próximo congreso