Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASTILLA-LEON

El PSOE se retiró de la sesión constituyente

Los representantes del PSOE en el Consejo General de Castilla y León abandonaron ayer el pleno durante el acto de constitución del mismo, que se desarrolló en Salamanca y en el que fue reelegido como presidente Juan Manuel Reol, diputado de UCD por Burgos.La causa de la retirada socialista fue la aceptación de una propuesta de UCD sobre el tema de la representación de las minorías. El problema se había planteado al producirse un empate en dos provincias, Soria y Zamora, aunque realmente el problema radicaba en esta última, donde los señores Madrid (PSOE) y Pinilla (CD) se consideraban con derecho a participar en la Junta de Consejeros. Por parte del PSOE se entendía que tal empate no se producía, puesto que sólo el grupo socialista había presentado propuesta a tiempo, mientras las restantes minorías lo hicieron fuera de plazo. Al mismo tiempo expusieron el peso de los votos populares conseguidos en el plano regional.

Al mantener el señor Pinilla su aspiración y no alcanzarse acuerdo durante el período concedido para negociar, UCD, partido mayoritario, formuló una propuesta. Consistía ésta en que, puesto que no se llegaba a un acuerdo y el Consejo no debía involucrarse en tomar una decisión sobre el problema, UCD entendía que el asunto debería remitirse a la jurisdicción competente para que resolviera. Sometida a votación la propuesta, -que había rechazado el PSOE- al resultar aprobada, los representantes socialistas dejaron la sala a una señal de Gregorio Peces Barba, que asistía a la sesión, al igual que el ministro de Transportes y Comunicaciones, Salvador Sánchez Terán, y el vicepresidente primero del Congreso, Modesto Fraile.

La sesión, tras una nueva interrupción y otros debates, prosiguió con la constitución de la Junta de Consejeros, excepto los cuatro representantes de las minorías.

En la votación para presidente del Consejo fue reelegido Juan Manuel Reol, a quien UCD había designado candidato por aclamación. El presidente propuso, y así se aprobó, que «aunque jurídicamente la constitución y votación eran válidas, sin embargo parecía conveniente contar con la legitimación de la minoría ausente una vez que se resolviera el problema planteado».

El señor Reol manifestó también que la autonomía castellano-leonesa se enfrenta con problemas muy graves y que se impone hacer «los intentos posibles por parte de todos para que los intereses regionales se encuentren por encima de cualesquiera otros intereses».

El pleno del Consejo se compone de 65 miembros, de los que, además del presidente, 32 son parlamentarios y, otros tantos, representantes de las diputaciones; en este último caso, todos pertenecen a UCD, mientras los parlamentarios por el partido centrista son veinticuatro, seis del PSOE, y los dos restantes de las otras minorías, En la Junta, formada por veinticuatro miembros, veinte pertenecen al partido mayoritario y los restantes al PSOE, y quizá a alguna otra minoría según la solución que se de al problema planteado durante la sesión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de junio de 1979