Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El derecho de retención, tema de las futuras reuniones AFE-clubs

Cabrera Bazán, asesor de la AFE y miembro de la comisión de futbolistas que se reunió el jueves con los representantes de los clubs, no se encuentra satisfecho con las perspectivas que se vislumbraron en estas primeras negociaciones, sobre el punto concreto del derecho de retención. «No es jurídicamente válido un pacto contra la ley, y el artículo 15 de la ley de Relaciones Laborales especifica claramente que un club sólo puede retener por un solo año a los futbolistas.»El hecho de que las negociaciones entre la Asociación de Futbolistas y la Federación de Clubs hayan dejado ver unas intenciones positivas por ambas partes para llegar a acuerdos -hasta ahora sólo existía esa premisa en una de ellas- ha creado un clima de excesiva euforia, cuando el derecho de retención va a ser en las sucesivas reuniones el tema más conflictivo de las negociaciones.

MÁS INFORMACIÓN

Quizá sea Cabrera Bazán la persona que más defraudada salió de la reunión mantenida el jueves en la sede federativa, y ello única y exclusivamente con la ligereza con que parece entenderse un posible arreglo sobre el derecho de retencion. «Ya sé que cuando lean estas afirmaciones mías pueden lloverme, como siempre por línea general, las críticas, pero es que una posición de jurista me obliga en conciencia a expresar lo que de verdad opino al respecto, porque se ha desatado una excesiva euforia.»

El derecho de retención ha sido la piedra angular de las reivindicaciones de los futbolistas desde la creación de la AFE. Si se aplicase en rigor, los jugadores quedarían libres un año después de que el club les retuviera por vez primera, y única. «Existe un efecto traumático para los clubs cuando se habla de la posibilidad de que el derecho de retención se ajuste a la auténtica realidad, y esa no es otra que la que especifica la ley de Relaciones Laborales. Es más. Yo estoy convencido de que si un futbolista acude a Magistratura en uno de estos casos se resolvería a su favor, lo que ocurre es que se arriesgaría a las represalias de los clubs, que posiblemente no le contratarían.»

Todo lo expuesto por Cabrera no significa que en las sucesivas reuniones se llegue a acuerdos concretos, también sobre este punto esencial. «Me parece magnífico, y también quiero recalcarlo, que todo el mundo quiera llegar de una vez a soluciones, pero no como sea, de cualquier manera y contra la propia ley. A mí me sorprendió en esta reunión que se dijera prácticamente con unanimidad que a cualquier tipo de acuerdo en este sentido se le daría luego homologación superior. Por eso quiero desde ahora señalar que yo no pondré mi firma en un convenio que contravenga la ley. De hecho ya me opuse en la propia reunión, incluso puse algunos ejemplos. Habrá que esperar a sucesivas reuniones para delimitar posturas y llegar a un acuerdo real sobre este punto del derecho de retención, que tanto pavor causa.»

El derecho de retención, pues, va a seguir en el primer plano de los futuros diálogos. En cualquier caso se ha ganado ya en otros temas que parece encontrarán menos dificultades para los acuerdos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de junio de 1979

Más información

  • Cabrera Bazán: "Se ha desatado una excesiva euforia"