Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hepatitis, una enfermedad casi "tradicional" en Parla

Un ligero aumento en el número habitual de casos de hepatitis registrados en la localidad de Parla provocó estos días una cierta situación de alarma entre la población. El nuevo alcalde socialista, Francisco González, comentó ayer a EL PAIS que la hepatitis es una enfermedad casi tradicional en Parla y que es rara la familia que no ha tenido a uno o varios de sus miembros aquejados de la misma; pero que en absoluto se trata de una epidemia.

Tanto el jefe local de Sanidad como el director provincial coincidieron en que la situación está dentro de las fluctuaciones normales de casos registrados.El alcalde, Francisco González, declaró ayer que la hepatitis es una enfermedad habitual en Parla, casi algo familiar.

«Lo que sí te puedo asegurar», continuó, «es que la causa no está en el agua potable. Una de las primeras medidas que tomamos al acceder a la alcaldía fue pedir a Sanidad que comprobara la potabilidad del agua de consumo humano, y se hicieron pruebas, tanto en los pozos como en los depósitos y a grifo abierto en todos los barrios, y los resultados fueron siempre negativos. Tenemos la sospecha de que un posible foco sería el mercadillo de verduras y frutas que se instala en el pueblo los miércoles. verduras que se venden directamente, sin pasar por controles sanitarios».

En esta misma opinión abunda el jefe local de Sanidad, doctor Peñas, quien afirmó que, efectivamente, se había notado un ligero aumento del número de casos, pero dentro de los límites normales de cada estación del año. Las causas hay que buscarlas posiblemente en las mismas características de la población, formada en su mayor parte por inmigrantes de otras provincias, que vienen a Madrid en las condiciones que pueden, habitando aquí familias numerosas en una sola vivienda, etcétera. También es muy importante la contaminación de las aguas residuales, que se utilizan para regar las huertas, por lo que parte de las verduras que se consumen en el pueblo pueden portar los gérmenes.

El doctor Valenciano añadió que no se puede achacar en exclusiva a la contaminación de las huertas la causa de las hepatitis registradas, aunque puede ser uno de los factores. «En cualquier caso», dijo, «el virus en cuestión es todavía poco conocido como para que podamos dictaminar taxativamente de dónde proviene».

Por su parte, el doctor Urbistondo, de la Dirección Provincial de Sanidad, desmintió también que hubiera riesgo de epidemia y señaló que en los registros de la dirección figuran dos casos de hepatitis ocurridos la semana pasada y otros tres en la anterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de mayo de 1979

Más información

  • Como causa posible se señalan las aguas residuales que riegan las huertas