Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

Elías Cruz: "Rescatar el "anillo verde" será el problema más importante para Coplaco"

La Comisión de Planeamiento y Coordinación del Area Metropolitana (Coplaco) tendrá que variar su política y su estructura, con el fin de ponerse a tono con los nuevos ayuntamientos madrileños, que quedarán compuestos la próxima semana. El delegado del Gobierno en este organismo, Elías Cruz, supone que dejará próximamente su cargo, puesto a disposición del nuevo ministro de Obras Públicas y Urbanismo, Jesús Sancho Rof. En esta entrevista, realizada por Jesús de las Heras, el señor Cruz hace un balance de lo realizado y de los planes que quedan pendientes de solución.

EL PAIS. ¿Qué ha hecho el equipo ucedista en Coplaco desde junio de 1977?Elías Cruz. Sacar fuera 30.000 expedientes que estaban detenidos. Muchos de ellos porque había cosas mal tramitadas y nosotros tuvimos que enseñar al administrado a resolver estas pegas. No podíamos contentarnos con la típica frase de ventanilla: «Esto está mal, devuelto.» Y así surgió, por ejemplo, la oficina de apoyo a los municipios.

Además, se han ido resolviendo los asuntos de cada día. La política seguida se ha basado en considerar igual el expediente de una persona cualquiera que el de un grupo financiero. En resumen, se ha gestionado la obtención de 7.500 hectáreas de suelo calificado, cuando en un período de tiempo igual, antes que nosotros, sólo se habían sacado 1.500 hectáreas. Al mismo tiempo se han cortado las licencias de: edificación mal otorgadas. Las consecuencias han sido contribuir a que la especulación del suelo baje y dejar un programa que, desarrollado en unos ocho años, puede dar lugar a un volumen de construcción bien controlada que proporcionará casi un millón y medio de puestos de trabajo, principalmente de construcción e industrias derivadas. Esto contribuiría a la reactivación económica de este sector.

De cara al futuro -añade Elías Cruz-, lo más importante que se ha plant-eado han sido los programas de acción inmediata, los PAL Estos constituyen una experiencia de planeamiento que puede considerarse la primera en Europa, por la profundidad en que nosotros la hemos hecho. Es una forma de urbanismo progresista; tanto, que ni el PCE ni el PSOE han tenido inconveniente en recomendarla. Nació a raíz de que nos encargaran la revisión del Plan General. Hicimos un recuento de técnicos en Coplaco y vimos que sería necesario duplicar los medios de que disponíamos. Además, abordado de esta forma, resultaría tecnocrático. No podríamos conocer lo que pasaba en realidad en cada sector urbano. Era preciso la participación de todas las fuerzas políticas para detectar los verdaderos problemas. Había que hacer un inventario de deficiencias, jerarquizarlas y valorarlas. Esta tercera fase aún no se ha hecho. Así, con los PAI concebidos en este sentido, la revisión del Plan General podría quedar a un paso. Quedarían los viales, las zonas verdes más amplias, la visión de conjunto. Pero cada zona tendría ya su propio PAI. El de Hortaleza, por ejemplo, nos ha hecho ver la necesidad de cambiar el trazado previsto para el proyecto de autopista A-II y, además, darle un carácter distinto al de la estereotipada autopista.

Pregunta. ¿Qué temas pendientes más importantes le quedan a Coplaco?

Respuesta. Rescatar el anillo verde. Ahora mismo creo que a cada madrileño le corresponden unos seis metros cuadrados de suelo verde, lo cual resulta muy poco, evidentemente.

Las bases redactadas para hacer realidad el anillo verde parten de permitir a los actuales propietarios de ese suelo que se queden con el 20% y puedan construir en él el volumen correspondiente a su calificación. El 80% lo cederían al Estado, para que lo dedique a equipamientos v zonas verdes.

El-PCE y la ORT han presentado alegaciones en contra, que a mí me parecen demagógicas, porque ellos quieren que se expropie a cien pesetas el metro cuadrado. No se puede hacer eso cuando ya para Mercamadrid se ha expropiado a cuatrocientas pesetas. Y además, en catastro, figura el precio de expropiación en ese suelo a mil pesetas. En el caso de que, entre los precios máximos y mínimos de expropiación, se otorgara el de cuatrocientas pesetas, es muy probable que los propietarios recurrieran hasta conseguir las mil pesetas por lo menos. Eso supondría pagar el Estado unos 80.000 millones de pesetas. ¿Iba a considerar el Estado suficientemente prioritario este asunto como para hacer tal desembolso?

Otros temas pendientes son recuperar las zonas verdes de la ribera del Manzanares y terminar los PAI, que en total son veintitrés en toda la provincia. En Madrid capital ya se han contratado siete y nueve están en negociación.

P. Coplaco, como organismo, ¿ha de cambiar?

R. Yo creo que sí, que ha de democratizarse, con mayor participación de los ayuntamientos, y estudiar algunas competencias que deban ser estrictamente municipales. Pienso que seguramente saldrá del MOPU, pero no creo que sea vinculante. En realidad, el Ministerio no influye en la Comisión, que es quien decide. Sin embargo, hallarse dentro de un departamento gubernamental le permite estar conectado a nivel más alto, para no perder una óptica de conjunto. No ha de olvidarse que Coplaco no ha de atender sólo los problemas con visión excesivamente localista o miope, sino tener en cuenta las interrelaciones provinciales. El corredor de Guadalajara, el aeropuerto de Navalcarnero, etcétera, son ejemplos que indican cómo Coplaco o el organismo similar que se creara tampoco puede estar sólo en manos de unos cuantos ayuntamientos.

P. Si usted se marcha, ¿lo hará también el equipo de directivos?

R. La verdad es que no he hablado aún con el ministro. Yo estoy a su disposición y, por su puesto, aunque el cargo de delegado del Gobierno vaya a ser encomendado a otra persona, yo seguiré en él mientras les sea necesario. Este es un puesto político y creo que debe ocuparlo una persona nombrada por el ministro. A mí me nombró Joaquín Garrigues. En cuanto al equipo, me parece que deberá seguir. El gerente del Area es un técnico. El nombramiento de otro delegado no tiene por qué influir en la marcha del organismo. El resto de directivos forman un equipo muy conjuntado que se sabe el oficio y los problemas, que son muy grandes, y puesto que ha de haber una próxima reestructuración más honda, no creo conveniente cambiarlo ahora y volver lo a cambiar dentro de tres meses. Esta reestructúración no debería llegar hasta que se defina la autonomía de Madrid.

P. Sobre esto, precisamente, ¿sigue optando por un Madrid autonómico regido por un gobierno metronolitano?

R. Mientras no me demuestren la conveniencia de otra cosa, sí. Yo entiendo a Tamames. Entiendo que al PCE le interese la integración en Castilla-La Mancha. Pero yo creo que hay que huir de intereses políticos y buscar una solución, la mejor, tanto para Madrid como para Castilla-La Mancha. Lo que no entiendo es que José Luis Alvarez, por ejemplo, se mostrara partidario de la integración-. Políticamente, a la larga, está claro que la integración beneficiará a la izquierda. Pero, repito, no es cuestión de estrategias de partidos, sino de ver realmente las necesidades.

P. ¿Cuál es su opinión sobre el resultado electoral?

R. Que es absurdo que el partido más votado se quede en la oposición. No me parece que haya sido un fracaso para UCD, sino que la abstención ha jugado en su contra. Habría que analizar esto. Tampoco c reo que UCD haya tenido los votos de CD. A mi modo de ver, lo democrático habría sido que saliera de alcalde, con todas las consecuencias, el cabeza de la lista más votada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de abril de 1979

Más información

  • A cada madrileño le corresponden hoy sólo seis metros cuadrados de espacio verde