Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Irún el abogado francés Koko Abeberri

El abogado vasco-francés Koko Abeberry, director de la revista Enbata, editada en Bayona, fue detenido en la madrugada de ayer, cuando, procedente de la redacción del diario Egin y en compañía de otros dos periodistas, se disponía a cruzar el puente internacional de Biratou. Una nota oficial de la Comandancia de la Guardia Civil de San Sebastián acusa al señor Abeberry de «posesión de propaganda ilegal», por obrar en su poder varios ejemplares de la publicación Zutik, órgano de expresión de la organización ETA. Sus acompafiantes fueron puestos en libertad al poco tiempo.Extraña a la Guardia Civil -según se desprende de la nota oficial- que el director de la revista Enbata, de tendencia nacionalista, transportara también en su vehículo varios ejemplares de Zer-Egin (¿Qué hacer?), órgano de información del partido legalizado EMK-OIC; varios números de la publicación que dirige y otro material informativo, consistente en fotografías de la manifestación realizada en Bilbao el domingo contra «la represión en Euskadi», así como la fotocopia del carnet de identidad de un policía nacional considerado como uno de los incontrolados que en la madrugada del domingo participaron en los violentos sucesos del barrio donostiarra de Eguía. Este último documento informativo estaba en posesión de la mayoría de los periódicos vascos.

Koko Abeberry es un conocido abogado vasco que ha dedicado la mayoría, de su trabajo profesional a defender a los refugiados políticos de Euskadi. Uno de los últimos casos en que ha actuado como letrado ha sido en la defensa del juicio de extradición que se seguía contra Mikel Goicoetxea y Martín Apaolaza.

Desmentido de la policía

El comandante de la Policía Nacional en San Sebastián, Miguel Mendaro Corsini, ha desmentido en una nota oficial las informaciones publicadas el martes por la totalidad de los periódicos guipuzcoanos, en las que se daba cuenta de varias actuaciones violentas de la policía y de la participación de un miembro del cuerpo en la banda de incontrolados que el domingo hirió con armas de fuego a dos vecinos del barrio donostiarra de Eguía.La autoridad policial sostiene la tesis de que el documento que sirvió para la identificación de uno de los incontrolados, y que estaba expedido a favor de un policía nacional, no lo había perdido éste en su actuación violenta, sino que había sido robado de su coche con la intención de acusar a la policía de los desmanes ocurridos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 1979

Más información

  • Acusado de portar propaganda ilegal