Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La victoria de la izquierda no alcanza a las diputaciones

El avance de la izquierda valenciana se ha visto atenuado por la actual legislación. Las nuevas diputaciones y, en consecuencia, el futuro Gobierno autonómico serán mayoritariamente ucedistas pese a la victoria del PSOE y el PCPV en los municipios con más de 20.000 habitantes.

De nada ha servido a la izquierda el triunfo en las tres capitales, Valencia, Castellón y Alicante, que tendrán, con toda seguridad, alcaldes socialistas, para el futuro Gobiemo autonómico. Los pequeños pueblos, que cuentan con menos del 50% de la población del País Valenciano, han dado la victoria a UCD en las diputaciones al estar primados en la atribución de concejales por número de habitantes.Tras las elecciones locales, el Consejo del País Valenciano sufrirá una profunda remodelación. Los doce representantes elegidos entre los parlamentarios quedarán reducidos a nueve y los representantes de las diputaciones provinciales se ampliarán de tres a nueve.

La hegemonía de UCD tras los comicios del martes en la provincia de Castellón y en las pequeñas poblacíones -que son la mayoría- de las otras dos provincias, ha decantado el actual empate a diecinueve escaños entre UCD y PSOE a favor del partido del Gobierno. UCD, a la vista de los resultados provisionales, contará con seis de los nueve representantes de las diputaciones en el Consejo (tres por Castellón, dos por Alicante y uno por Valencia). El PSOE dispondrá de los tres restantes (dos en Valencia y uno en Alicante).

Este reparto de las representaciones locales en el Gobierno autonómico y el empate e a escaños parlamentarios entre UCD y PSOE en el País Valenciano otorga un importante papel arbitral al Partido Comunista (PCPV). La postura de los comunistas -apoyos y exigencias de contrapartida- condicionará de manera decisiva la formación del nuevo Gobierno regional.

Si en la elección de los nueve representantes parlamentarios el PCPV se conforma con un sólo consejero, UCD y PSOE se repartirían a partes iguales las ocho consejerías restantes,. En este supuesto el partido del Gobierno dominaría con diez representantes (seis por las diputaciones y cuatro por los parlamentarios) el nuevo organismo autonómico y, por tanto, tendría acceso a la presidencia.

El PSOE se desentiende

Menos posibilidades ofrece la hipótesis de una victoria conjunta del PSOE y PCPV, ya que el primer partido parece dispuesto a retirarse de la presidencia del Gobierno regional y a fortalecer su presencia política desde las alcaldías. La acción conjunta de las dos fuerzas de la izquierda darían cuatro consejerías a los socialistas -que triunfaron en votos populares el 1 de marzo-, tres a UCD y, por último, dos a los comunistas. En base a esta combinación ambos partidos neutralizarían la mayoría de UCD al igualarla en número de conselenas.

A la vista de los resultados provisionales de las elecciones del martes habrá alcaldes socialistas sin necesidad de apoyo del PCPV en veintiún municipios (Alicante, Castellón, Játiva, Sagunto, Torrente, Alcoy, Elche, Villena, Belda y Onda, entre otros). Con el apoyo comunista un representante del PSOE será el alcalde de Valencia. Comunistas serán los alcaldes de Sueca y Crevillente y también el de Vall de Uxo, si cuenta con apoyo del PSOE. Por su parte, UCD ha obtenido las alcaldías de Gandía, Orihuela, Benicasim, Villarreal e lbi, entre otras poblaciones importantes. En Onteniente, donde triunfó la lista de UCD, hay muchas posibilidades de que se elija a un alcalde socialista si la ORT se suma al acuerdo regional del PSOE y del PCPV de apoyo mutuo para la constitución de las nuevas corporaciones.

Castellón no se descuelga

Los resultados de los comicios han beneficiado claramente al proceso autonómico valenciano al asegurar el apoyo de dos terceras partes de los municipios de cada provincia y de sus diputaciones requisitos imprescindibles para culminar el proceso iniciado por e consejo valenciano. «Los resultados de estas elecciones garantizar el cumplimiento del compromiso autonómico -ha manifestado José Luis Albiñana, presidente de Consejo Preautonómico- y es de prever que lo que ha sido denominado como vía valenciana a la au tonomía tenga una garantía de ur gencia y eficacia con arreglo a lo resultados y en la medida en que no se introduce ningún elemento distorsionante grave, ya que la pre sencia de los independientes no es numerosa.»

En opinión del socialista José Luis Albiñana lo más relevante de las elecciones lo constituye el triunfo de la izquierda en Castellón, que por esta razón queda incorporado a la media del País Valenciano. «Con ello se verifica que el proceso autonómico e común a todo el país y que no ha que temer ningún descolgamiento de alguna provincia en el mismo.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de abril de 1979