Los atentados de Melilla y Ceuta fueron obra del PCE (i)

Los atentados perpetrados en Melilla el pasado día 11 de febrero y el cometido recientemente en un hotel de Ceuta han sido atribuidos, en una nota oficial de la Jefatura Superior de Policía de Barcelona, a dos mujeres del PCE (internacional) que utilizaron los nombres su puestos de Juana Grandaod Corbacho y Carmen Pastor Domingo.La policía barcelonesa, en una extensa nota, da cuenta de la detención de José Manuel Grifoll Sentís; su esposa, María Dolores Coll Pujol, y Mercedes Borrás Dalmáu, miembros del PCE (internacional), a los que se les ocuparon una serie de efectos que tenían preparados para introducir en un hotel de Barcelona una potente carga explosiva, consistente en unos quince kilos de dinamita, situados en el interior de una caja, que pensaban camuflar dentro de una maleta.

La fecha prevista para pernoctar en el hotel -el detenido, Grifoll Sentís, cree que se trataba del Princesa Sofía- era la noche del 23 al 24 del mes pasado.

La nota policial informa que también han sido detenidos Alberto Rubio Sancho y José Orive Vélez -miembro, el primero, y responsable político, el segundo, de la Unión de Juventudes Marxistas-Leninistas.

Rubio Sancho -dice la nota- es el supuesto autor de varias acciones terroristas, y Orive Vélez fue detenido en las Ramblas, cuando, en unión de otras personas, colocaba una pancarta que tenía adosado un artefacto explosivo. Está acusado -añade la información oficial- de ser la persona que ordena la vigilancia de miembros de las FOP, de haber sustraído pistolas y cometido diversos robos en varios establecimientos, así como de haber facilitado artefactos explosivos para cometer atentados. Igualmente participó en el secuestro de una antigua militante, a la que, junto con otros, arrancaron la confesión que deseaban, para pasarla posteriormente a la dirección de la organización terrorista.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS