Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevas barricadas tras el entierro del joven muerto

Ursino Gallego-Nicasio, de catorce años, muerto en Parla el domingo pasado por un impacto de bola de goma lanzada por la Policía al reprimir una manifestación, recibió ayer sepultura en el cementerio municipal de dicha localidad, en el nicho número 74. El entierro constituyó una impresionante manifestación de duelo por cuanto todo el pueblo de Parla asistió al mismo. Posteriormente, se volvieron a levantar barricadas para cortar las carreteras de Toledo y de Parla-Pinto, hasta que, hacia las ocho de la noche, fuerzas antidisturbios despejaron ambas vías.

El entierro del joven fallecido se produjo a las 4.30 de la tarde. El féretro fue llevado a hombros hasta el cementerio. A la salida de éste, se hizo una colecta popular para la familia de la víctima.Desde el cementerio, un pequeño grupo de jóvenes se dirigió al cruce de la carretera de Toledo con la calle de Valladolid, donde fue alcanzado por la bola de goma el joven Gallego. Tras interceptar el paso de dos autobuses-camioneta del transporte público de viajeros, las atravesaron en la carretera y desinflaron sus ruedas.

A continuación, el pequeño grupo se fue incrementando, y se practicaron numerosas barricadas a lo largo de unos dos kilómetros, a base de piedras, señales de tráfico, tubos de hierro, etcétera. El grupo concentrado en el citado cruce llegó a alcanzar a media tarde un número de unas trescientas personas, la mayor parte jóvenes y algunos niños. Se vieron muy pocas mujeres.

Poco después los manifestantes prendieron cuatro hogueras a lo largo de la carretera de Toledo y, con el fuego de una de ellas, incendiaron un turismo MG que se hallaba abandonado en una calle próxima, desde hace días, y que trasladaron hasta la carretera, donde lo volcaron repetidas veces.

Un grupo de unas cincuenta personas se había dirigido poco antes a practicar los cortes en la carretera de Pinto.

Durante las dos horas y media que aproximadamente duraron estos incidentes hasta que llegó la Policía. nadie pronunció ningún grito reivindicativo. Daba la impresión de que sólo se pretendía esperar la llegada de la fuerza pública.

Los partidos, en desacuerdo

Según las, informaciones recogidas en Paria. los partidos políticos parlamentarlos de izquierda no están de acuerdo en absoluto con estos procedimientos. que inicialmente tienen su origen en una protesta popular compartida por todas las fuerzas políticas y ciudadanas en relación con la desastrosa situación urbanística y de equipamiento de este pueblo.

Las diversas fuentes consultadas estiman que estas últimas barricadas. de carácter incontrolado, surgen sin convocatoria previa por parte de nadie identiflicable, y a la cita acuden -tanto el lunes como anoche- un contingente de población principalmente juvenil que se hit radicalizado por estimar inaceptable la política gubernamental y sometidos a los partidos de izquierda. Alguna fuente ha señalado que esta actitud trata de crear un estado de confusión y de decepción en el pueblo que se traduciría en las próximas elecciones municipales por un abstencionismo sólo beneficioso para los partidos de derecha.

Veinte coches de fuerzas antidisturbios hicieron acto de presencia a las ocho menos cuarto de la noche, aproximadamente. Parte de la fuerza hizo su entrada desde la dirección Toledo y otra parte por la dirección Madrid. Ante su llegada, los manifestantes se dispersaron y refugiaron tras los bloques que hacen linde con la carretera, y lanzaron gritos de «Policía asesina», y «ETA, mátalos».

Hasta las nueve de la noche no se escuchó ningún grito reivindicativo alusivo a la escasez de agua que padece el pueblo, uno de los principales motivos de estos incidentes que se han sucedido.

La policía se limitó a quitar las barricadas y dar paso a la circulación. Al tiempo, lanzaba botes de humo y bolas de goma hacia las zonas donde se hallaban los grupos de protesta. El enfrentamiento no fue tumultuoso. Desde la carretera, la policía lanzaba sus botes y desde las calles próximas los manifestantes lanzaban piedras a la fuerza pública. Ambos, en frecuentes intervalos.

El informe sobre el agua concluirá hoy

Rodolfo Urbistondo, director del Canal de Isabel II, declaró ayer a EL PAIS que en la mañana del lunes desplazó a un equipo de técnicos a Parla para estudiar sobre el terreno las soluciones más urgentes y acometibles con más facilidad que palien el problema,de la escasez de agua.

El informe estará listo en la mañana de hoy, aunque teniendo en cuenta los estudios orográficos ya realizados por el Ministerio de Obras Públicas y la propia experiencia del Canal, la solución más viable a corto plazo consistirá en horadar una serie de pozos, alejados en lo posible del casco urbano, con capacidad suficiente para asegurar a la población el suministro de agua potable durante dos o tres años.

«Mientras tanto -explicó el señor Urbistondo-, espero que puedan acometerse las obras de construcción de la gran arteria, pero el problema del Canal, que ya lo he expuesto en multitud de ocasiones, es que es un organismo autónomo que debe autofinanciarse, y el presupuesto no alcanza para todos los proyectos pendientes. La arteria de Parla tiene un costo actual de 395 millones, que dentro de tres años se habrá incrementado.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de marzo de 1979

Más información

  • Los manifestantes de Parla no aludieron a ninguna reivindicación; se limitaron a esperar a la policía