Discrepancias sobre el lugar donde fueron apresados dos pesqueros de Melilla

Fuentes de la ciudad de Melilla y la embajada española en Rabat discrepaban ayer sobre el lugar donde fueron apresados, el viernes a las siete de la tarde, dos pesqueros melillenses, uno de los cuales fue capturado por una patrullera marroquí a la entrada misma del puerto. Los armadores afectados y testigos presenciales aseguran que las dos embarcaciones fueron hechas presas en aguas jurisdiccionales españolas, mientras que la embajada de España en Rabat afirmó ayer que uno de ellos, el Gutyago, fue capturado en aguas marroquíes, y el segundo, el Cuarto Mandamiento, en una zona donde las jurisdicciones no están bien delimitadas.

Las tripulaciones de los dos pesqueros españoles, que fueron conducidos al puerto marroquí de Alhucemas, se componen de un total de dieciocho hombres, de los que sólo cinco son españoles, y el resto de nacionalidad marroquí.Las autoridades marroquíes se negaron ayer a facilitar ningún tipo de información acerca de las capturas, y se limitaron simplemente a confirmarlas. Ayer, sábado, los centros oficiales marroquíes se encontraban cerrados, por lo que fue imposible iniciar gestiones acerca de la situación de los pesqueros españoles.

Los nuevos apresamientos han producido indignación en la ciudad de Melilla. Varios testigos aseguran que la patrullera marroquí que intervino en la operación se encontraba esondida detrás de un barco de una consignataria de Melilla que estaba a la espera para descargar cemento, lo que confirmaría que la captura se llevó a cabo en aguas españolas.

Mientras tanto, el secretario general del Partido Comunista de Marruecos, Ali Yata, afirmó ayer, en la inauguración del congreso de su partido, que Marruecos tiene aún pendiente la tarea de liberar Ceuta, Melilla y las islas Chafarinas. Ali Yata atacó, además, al Gobierno español por «continuar la política colonial franquista» de crear un «Estado fantoche en el Sahara».

Páginas 4 y 19

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS