Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Abril: "No procede penalizar a Renfe

El vicepresidente Fernando Abril manifestó ayer a EL PAIS que en su opinión no hay elementos que justifiquen una penalización por incumplimiento del decreto en el caso del convenio de Renfe si éste supone un aumento de la masa salarial del 13 % con un punto más adicional vinculado a unos acuerdos de mayor productividad.El señor Abril manifestó que el decreto de control de rentas establece que las empresas públicas deficitarias o con salarios inferiores a la media del sector situarán sus aumentos salariales máximo en el 11%, es decir, en la parte baja de la banda prevista en el decreto (11% al 14%).

En su opinión, plenamente compartida por la dirección de Renfe, no es claro el concepto de déficit en esta empresa, por su carácter de servicio público. El concepto de déficit debe ser sustituido por el de subvención y en estos términos se ha planteado el contrato-programa con la empresa por parte del Estado.

El señor Abril añadió que dado el nivel medio de salarios brutos de Renfe, situado en 625.000 pesetas brutas (unas 525.000 netas) y que la jornada laboral se sitúa en 44 horas, no parece razonable someter a la empresa a un aumento mínimo y procede aceptar la parte superior de la banda (14%). El vicepresidente señaló que «la letra mata y el espíritu vivifica» y que en este sentido se plantea el tratamiento del convenio de Renfe. El caso de esta empresa no es idéntico al de otras empresas públicas, como Hunosa, Ensidesa, Iberia, banca oficial, con salarlos medios que oscilan entre las 900.000 y 1.200.000 pesetas.

El presidente de Renfe, Ignacio Bayón, manifestó, por su parte, que en el contrato- programa suscrito por el Estado con Renfe, que fue aprobado en el último Consejo de Ministros, no se habla en ningún momento de déficit y sí de una serie de subvenciones compensatorias de las tarifas políticas de cercanías, de los servicios a áreas de poco tráfico por razones sociales, y de los costes de infraestructura cubiertos por el ferrocarril.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de enero de 1979