Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cubillo reaparece en Argel y manifiesta que dispone de los los mismos apoyos políticos

Antonio Cubillo, máximo dirigente del Movimiento para la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC), declaró ayer a EL PAIS en Argel que ni sus «motivaciones» ni sus «apoyos» han cambiado, y que sería por lo tanto «absurdo» considerarlo un «hombre liquidado». Nuestro corresponsal en Argel, Manuel Ostos, mantuvo ayer un breve diálogo con el líder independentista canario, que el pasado 5 de abril, en circunstancias aún no aclaradas, sufrió un grave atentado en Argel, que lo colocó al borde de la muerte. La siguiente es la crónica enviada por nuestro corresponsal sobre su encuentro con Cubillo.

Una larga fila de hombres y mujeres de todas las edades aguarda pacientemente a las puertas del Palacio del Pueblo el momento en que podrá saludar por última vez al «primero de los fellah». Rostros tensos que expresan dramatismo, otros con expresión iluminada.Un pequeño automóvil se detiene en una de las calles laterales, baja un argelino y despliega un sillón de ruedas. Otro de los ocupantes del coche desciende a su vez, y entre ambos sostienen en brazos, delicadamente, una figura de rostro demacrado, en el que luce una luz enigmática. Una nariz aguileña característica, cabellos negros y brillantes que llegan hasta las espaldas y un gesto determinado: Antonio Cubillo, dirigente del MPAIAC, es conducido ante las puertas de la antigua residencia de los gobernadores franceses a rendir homenaje a Bumedian.

El encuentro es casual. Los responsables argelinos han prohibido rigurosamente todo contacto entre Cubillo y los periodistas. Imposible saber hasta ahora si seguía vivo. Corrió el rumor de que habría fallecido. La realidad es que Cubillo sigue vivo, no ha salido de Argel y, aunque está paralizado de cintura hacia abajo, conserva su lucidez y se muestra amable con el periodista.

EL PAIS. ¿Qué representa la muerte de Bumedian para Cubillo?

Cubillo. Bumedian defendió el espíritu de la revolución argelina, y los que lo seguíamos sentimos el golpe. Pero no creo que la línea seguida hasta aquí por los argelinos, su apoyo a los movimientos de liberación, vaya a verse modificada.

EL PAIS. Pero con la desaparición de Bumedian se van a producir sorpresas, las cosas no van a ser como antes para el MPAIAC...

C. Es triste la desaparición de un hombre en plena juventud. Pero así es la vida. Bumedian sacó a Argelia del subdesarrollo, dio consejos a los países independientes, y a nosotros, el MPAIAC nos ayudó mucho. Es un grave golpe para el M PAIAC. Pero ¿por qué no vamos a seguir?

EL PAIS. Indudablemente, Antonio Cubillo no ha muerto...

C. (Lanza un exabrupto.) Mira, ya me he curado de las heridas. Tuve que permanecer ocho meses en cama sin moverme y estoy en reeducación. Voy a necesitar todavía algún tiempo para recuperarme.

EL PAIS. ¿Eres un hombre liquidado?

C. Absurdo. Mis motivaciones no han cambiado. Nuestros apoyos no se han modificado por ahora. Si quieres puedes llamarme a mi casa dentro de unos días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de diciembre de 1978

Más información

  • Declaraciones del dirigente del MPAlAC a EL PAIS