Angel Castillo,

un niño de cinco años que vive en Móstoles, hubo de «peregrinar durante más de cuatro horas hasta el centro de urgencia de Cruz Roja», para ser atendido de la rotura de un brazo que había sufrido, según denuncia la Comisión Ciudadana de Lucha por la Sanidad de Móstoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de octubre de 1978.