Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia no emprenderá acciones legales contra ex alcaldes de Barcelona

El fiscal de la Audiencia Provincial de Barcelona no cree que exista responsabilidad penal alguna en la gestión que las anteriores administraciones municipales llevaron a cabo en el campo del transporte urbano barcelonés. Esta decisión fue comunicada recientemente al alcalde de Barcelona, José María Socías, por la secretaría de la fiscalía, según manifestó a EL PAÍS el propio alcalde.

El pasado mes de julio la alcaldía de Barcelona remitió al fiscal de la Audiencia los once volúmenes que componen la auditoría. Los volúmenes contienen un amplio y detallado estudio de la gestión llevada a cabo en el seno de la sociedad privada municipal Trasportes de Barcelona, SA, por los responsables de la Administración en el período comprendido entre 1972 y 1976. La auditoría ponía de relieve las irregularidades en cuentas, consumo de neumáticos, aprovechamiento de aceites, personal, publicidad y ventas de terrenos.Durante la presentación del informe, por parte del delegado de Hacienda Joan Angelet, se puso de manifiesto que un análisis de la gestión podría dar a luz a graves casos de corrupción en el seno de las administracioines que precedieron a la de Socías Humbert, es decir, las de José María Porcioles, Enrique Masó y el desaparecido Joaquín Viola.

«Los resultados de esta auditoría -manifestó entonces Joan Angelet- no son un pliego de cargos. No obstante, de su contenido sí puede deducirse este pliego de cargos.» Dos meses después, el fiscal ha considerado lo contrario y no se instruirá procedimiento judicial alguno.

Por otra parte, hay que señalar que es inminente la aparición de una nueva auditoría sobre la gestión en el Metro barcelonés. EL PAÍS pudo saber que la alcaldía de Barcelona también está dispuesta a remitir el resultado de este nuevo estudio a la fiscalía de la Audiencia.

Hoy serán dados a conocer, con toda probabilidad, los nuevos precios que regirán en los transportes de Barcelona, tanto en Metro como en los autobuses. La medida será adoptada en el transcurso de una comisión municipal ejecutiva que se reunirá el próximo martes y las cifras que se barajan para la subida de tarifas son las de diez pesetas para el Metro y quince para los autobuses. Actualmente el precio del billete en estos medios de transporte es de seis y nueve pesetas, respectivamente

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de septiembre de 1978

Más información

  • El Ayuntamiento habla denunciado irregularidades en materia de transportes