Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tensión entre el gobernador de Zaragoza y la Diputación General de Aragón

Las relaciones existentes entre el Gobierno Civil de Zaragoza y la Diputación General de Aragón, compuesta por buena parte de los parlamentarios de la región, cruzan por un momento de especial dificultad. Según fuentes parlamentarias, a los actos públicos a los que asiste como invitado el gobernador civil de Zaragoza, Francisco Laina García, no acuden ni el presidente Bolea ni los restantes miembros del Gobierno preautonómico aragonés.

Las divergencias con el gobernador Laina partieron, en un principio de los círculos políticos zaragozanos próximos al PSOE, molestos por algunas cuestiones y actitudes manifestadas por el actual gobernador civil de Zaragoza que lleva ostentando el cargo aproximadamente un año. Ese malestar se ha extendido ahora a los restantes medios políticos representados en la Diputación General de Aragón.

El gobernador actual, Laina García, ocupó el cargo después de ser cesado en el mismo cometido en la provincia de Las Palmas de Gran Canaria. Aquél cese sobrevino a requerimiento de las autoridades municipales de la capital gran canaria, que argumentaron hace ahora un año que el señor Laina había ignorado conscientemente las ordenanzas municipales en materia de zonas verdes y decretado la construcción de una nueve sede para el parque móvil canario en terrenos destinados a esparcimiento y recreo, a pesar de las reclamaciones y continuas protestas del Ayuntamiento de Las Palmas.

Francisco Laina, desde su toma de posesión como gobernador civil de Zaragoza, se ha enfrentado con algunos conflictos laborales de importancia dentro de la provincia. Aunque sus declaraciones y manifestaciones públicas han sido muy escasas, han sido, sin embargo, suficientes para que en amplios sectores políticos zaragozanos haya sido catalogado de excesivamente conservador, y de no ofrecer demasiadas facilidades a las gestiones de los partidos políticos y del organismo preautonómico aragonés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de agosto de 1978