Los vecinos impiden la descarga de mil toneladas de propano en Castellón

Después del trágico accidente que costó la vida a más de 150 personas en el camping tarraconense de Los Alfaques, por la explosión de un camión cargado de gas propileno, la opinión pública nacional parece que va tomando conciencia del peligro potencial de este tipo de transportes y han coinenzado, en diversos puntos de España, las movilizaciones ciudadanas.

Así, en el puerto de Castellón, numerosos vecinos impidieron el pasado domingo que el buque Buta 4 descargara mil toneladas de propano destinadas al abastecimiento de las industrias azulejeras de la zona. El buque tuvo que ser desviado, ante la presión ciudadana, a descargar a un puerto de Alicante. El gobernador civil de la provincia, después de reunirse con los vecinos, optó por autorizar la desviación del buque y remitir el problema al Ministerio de Industria. Una portavoz de la comisión de vecinos, Josefina López, dijo que «no queremos aquí más alfaques», y que sin que nadie haya consultado a la población, «nos han convertido el pueblo en un polvorín».

Junto a la carretera que enlaza el puerto de Castellón con las playas de Benicasím, una de las más concurridas de la provincia, se hallan instalados los depósitos de gasolina de CAMPSA, así corrio una factoría de la empresa Explosivos Río Tinto. Es de señalar que al lado de los depósitos de CAMPSA, está ubicado el camping de Azahar.

Asimismo, en la localidad guipuzcoana de Pasajes, el Ayuntamiento ha solicitado de la consejería de Transportes del Consejo General Vasco una investigación sobre las condiciones de seguridad en que se efectúa la descarga de butano. Esta solicitud tiene su base en el imalestar originado el pasado día 27, cuando descargó el buque Buta 5 672 toneladas de propano en el puerto de Pasajes.

Mientras tanto, alrededor de ochocientas personas se manifestaron el pasado domingo en las ramblas de Tarragona para pedir un plan de protección y, defensa contra los peligros de la contaminación y transportes de materias peligrosas. En Reus, los vecinos han comprobado que la vía férrea Reus-Barcelona, utilizada para el transporte de productos peligrosos de la empresa Paular, se encuentra notablemente deteriorada, «totalmente abandonada», según los vecinos.

La Dirección General de. Tráfico, para paliar los efectos de este tipo de transportes, publicó ayer una resolución en el Boletín Oficial del Estado mediante la cual queda prohibida la circulación de materiales peligrosos desde las trece horas de los sábados hasta las veinticuatro horas de los domingos, igual período las vísperas de festivos y los días 1 y 31 de julio y 1 y 31 de agosto.

En este orden de cosas, cabe señalar, por otra parte, que la empresa Cisternas Reunidas, SA, propietaria del camión que originó la catástrofe de Los Alfaques, se niega a pagar, según la agencia Efe, los peajes correspondientes a 35 controles de diversas autopistas españolas.

Según parece, esta negativa intenta justificarse con el argumento de que su paso por la autopista le viene impuesto a la empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 31 de julio de 1978.

Lo más visto en...

Top 50