Cemesa responsabiliza al Ayuntamiento de la actuación de la grúa

«Somos unos vulgares servidores del Ayuntamiento. Sólo somos responsables de lo que pase desde la recogida de un vehículo hasta su entrega al propietario, el resto depende de la autoridad municipal», dijo ayer en rueda de prensa el secretario del consejo de administración de Cemesa, empresa concesionaria del Ayuntamiento para la recogida de vehículos mal estacionados.

En la rueda de prensa estuvieron también presentes parte de los representantes del comité de empresa, quienes a lo largo de toda la conferencia estuvieron de acuerdo con las manifestaciones hechas por los representantes empresariales. Sin embargo, a última hora el tranquilo desarrollo de la rueda se vio alterado con la presencia de Jesús Parra, trabalador despedido de Cemesa, miembro también del comité de empresa y su abogada, Lucía Ruano, ambos miembros del Sindicato Unitario, a quienes el representante jurídico de Cemesa ordenó que no hablaran.El primer punto tratado en la rueda fue el número de coches que la empresa tiene que recoger para hacer rentable la concesión. Según el secretario del Consejo de Administración en su contrato con el Ayuntarniento hay una fórmula polinómica gracias a la cual la rentabilidad está asegurada y el hecho de que se recojan pocos vehículos en la calle no implica que Cemesa vaya a ganar más o menos dinero.

Posteriormente, los representantes del comité de empresa y los empresarios rechazaron las acusaciones de desvalijamiento que algunos usuarios han formulado públicamente. En cuanto al maltrato que se da a los coches cuando son trasladados a las bases, ambas partes negaron rotundamente también esta denuncia y se lamentaron de la falta de rigor con que la prensa atiende todas estas denuncias.

La representatividad real del comité de empresa presente en la reunión fue cuestionada en un momento de la rueda por los informadores. La respuesta fue que faltaba alguno de ellos «por encontrarse de vacaciones».

La abogada del trabajador despedido -ambos llegaron al final de la rueda-, pese al representante jurídico de Cemesa, intervino para explicar que el comité de empresa allí presente estaba incompleto. «Faltan seis representantes más y, precisamente son los del Sindicato Unitario. Por ello, las versiones que aquí se den son incompletas y falsas. A mi defendido le han despedido por hablar de corrupción».

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 21 de julio de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50