La catástrofe de Tarragona

«( ... ) Pensamos que nos caía la bomba atómica, dijo uno de los supervivientes de Los Alfaques. Esta primera reflexión ante el escenario, que algunos comparan con el infierno, demuestra hacia dónde se dirige el pensamiento cuando suceden catástrofes. La desconfianza que reina actualmente ante el futuro aprovisionamiento energético por las centrales atómicas es comprensible y tiene hasta cierto punto una justificación. Pues entramos en tierra nueva y desconocida y las experiencl as en este dominio son limitadas. Pero es sobre todo inquietante que debido a disposiciones antnicuadas, se produzcan catástrofes de aviones y en el aprovisionamiento del gas, en el que el saldo de muertos a veces supera al de Los Alfaques...Será necesario que se investigue lo que ha pasado con esta catástrofe de España y si los actuales reglamentos sobre seguridad para el transporte de materiales explosivos son suficientes.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS