Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Enfrentamiento en ETA por el asesinato del periodista bilbaíno

Miles de personas en el funeral de José María Portell

Mientras ETA político-militar condena en términos duros el atentado mortal contra José María Portell, llevado a cabo por la otra rama de la organización terrorista ETA militar varios miles de personas asistieron ayer al funeral oficiado en la iglesia de San José, de Baracaldo, en memoria del director de la Hoja del Lunes de Bilbao. Al mismo asistieron el ministro de Cultura, en representación del Gobierno, el presidente del Consejo General Vasco, representantes de partidos políticos y sindicatos, directores de periódicos de toda España y representantes de asociaciones de la prensa. Por otra parte, ETA militar justifica, en un largo comunicado, la muerte de Portell, acusándole de ser un agente del Gobierno español.

Varios miles de personas asistieron ayer, en la iglesia de San José, de Baracaldo, a los funerales por el director de Hoja del Lunes de Bilbao y redactor jefe de La Gaceta del Norte, José María Portell, asesinado por ETA militar la mañana del pasado miércoles en Portugalete (Vizcaya). Al acto, que constituyó una gran manifestación de duelo, asistieron, junto con los familiares del periodista, el ministro de Cultura, Pío Cabanillas, que representaba al Gobierno, y el presidente del Consejo General vasco, Ramón Rubial, junto a los consejeros vascos del Interior y de Obras Públicas, José María Benegas y Jesús María Viana.

Al funeral asistió la totalidad de la profesión periodística vizcaína. En lugar destacado se encontraban representantes de casi todas las Asociaciones de la Prensa de España, con el presidente de la Federación de las mismas, Josep Pernau, y un buen número de directores de periódicos de toda España, entre los que destacaban los de los principales periódicos nacionales. También estuvieron presentes representantes de todos los partidos políticos parlamentarios y de varias fuerzas políticas y sociales más.La comitiva fúnebre, que se había trasladado desde la Asociación de la Prensa de Bilbao, donde había quedado instalada la capilla ardiente, tuvo dificultades para acceder a la iglesia de Baracaldo por el gran atasco de tráfico que produjeron los asistentes al funeral.

Ofició la misa el párroco de la iglesia de San José, quien leyó una homilía escrita conjuntamente por todos los sacerdotes de Baracaldo, en la que tras abogar por la paz y el respeto por la vida se pedía el fin de las muertes violentas, junto con posturas de sensatez que impidan que se camine inexorablemente a la destrucción.

En la homilía el oficiante abogó por una convivencia más justa y pacífica de cara a un futuro esperanzador en el desarrollo de todas las posibilidades y aspiraciones del pueblo vasco. «En su nombre pedimos a todos los que pueden aniquilar la vida humana que dejen de una vez para siempre de matar.»

Tras la misa, que se celebró sin que se produjera ningún incidente, los restos mortales de José María Portell fueron conducidos al cementerio de La Arboleda, de Baracaldo, donde recibieron sepultura.

Por otra parte, una amenaza de bomba en el aeropuerto de Sondica (Vizcaya) obligó a desviar el vuelo procedente de Madrid que debía aterrizar a las dos de la tarde y en el que viajaban varios parlamentarios vascos, entre ellos Rubial, Ajuriaguerra y Benegas, hacia Santander. Antes de que el avión aterrizase en la capital montañesa y una vez comprobada la falsedad de la alarma, el avión aterrizó sin novedad en Sondica.

ETA militar: Portell era agente del Gobierno español

La rama militar de ETA difundió ayer el texto íntegro en el que reivindicaba el asesinato de José María Portell. El mismo explica, de una manera inusualmente larga y reiterativa, que a algunas personas puede parecerles extraño el atentado contra el periodista, si bien, dice el comunicado, ETA militar ejecutó a José María Portell, «por que existen pruebas suficientes para demostrar el papel que como agente del Gobierno español jugaba y su misión a cumplir estaba bien definida: dedicar por entero su prestigiosa carrera, así como sus privilegiados resortes, a desprestigiar, calumniar y, en definitiva, a atacar a ETA».El mismo comunicado acusa a Portell de intoxicar a sus lectores contra la lucha de ETA, tanto a través de sus artículos periodísticos como en los dos libros que el fallecido escribió sobre la organización, al tiempo que señalan su amistad con el inspector Sainz, le atribuyen la autoría del diario de José Miguel Beñarán (refugiado político vasco) publicado hace algunos años en una revista española. Igualmente indica el comunicado que Portell tuvo una participación relevante en las negociaciones Gobierno-ETA y finaliza acusando a la totalidad de la prensa de tratar a la organización de un modo arbitrario e irresponsable.

Tras amenazar a los medios de comunicación con posibles nuevas acciones y concretamente a Cambio 16, Diario 16, Gaceta del Norte y Pensamiento Navarro, el comunicado concluye diciendo, ETA mantiene hoy una coherencia y una unidad total dentro de su militancia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de junio de 1978

Más información

  • ETA militar justifica con acusaciones infundadas el asesinato