Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Preocupante brote meningítico en la provincia de Santander

El subjefe provincial de Sanidad y jefe del departamento bacteriológico de Valdecilla reconoció ayer la existencia de un número inusual de casos de meningitis meningocócicas en Santander. En lo que llevamos de año se han detectado 34 casos en el centro médico Marqués de Valcecilla y en la Residencia Cantabria, así como un número similar de síndromes que en su mayoría pudieran ser de la misma etiología. La cifra es sensiblemente superior a la registrada en años anteriores, pese a lo cual el doctor Mellado afirmó «no estar autorizado a hablar de epidemia».

La psicosis ha prendido ya en algunos colegios de EGB, que han acelerado el comienzo de las vacaciones estivales ante el peligro de que algunos casos esporádicos registrados en sus centros pudieran degenerar en epidemia.

Fuentes allegadas a Sanidad calificaron de «ineficaces e injustificadas» estas medidas. La mayoría de las meningitis se han registrado en niños de edades inferiores a los seis años y son del tipo «B», que no contempla una posibilidad de tratamiento preventivo por no existir vacunas que lo contrarresten.

Las condiciones climatológicas han sido para el delegado provincial de Sanidad y Seguridad Social un excelente caldo de cultivo, mientras el problema se agrava por las deficientes condiciones sanitarias que afectan al hospital materno-infantil de la Residencia Cantabria, donde se da el caso de médicos con más de trescientos pacientes infantiles per cápita y carencia de unas instalaciones mínimas que han motivado el cierre de algunas consultas y el anuncio de cierres futuros.

Algunos especialistas han invitado a los padres a retirar a sus hijos de forma inmediata ante las deficiencias asistenciales de falta de camas y el posible peligro de contagio, dado que en los últimos días se han registrado catorce casos de meningitis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de junio de 1978

Más información

  • Las deficiencias hospitalarias agravan la situación