Empleados de Lemóniz piden respeto a sus puestos de trabajo

Unos 2.000 trabajadores de Iberduero han enviado un escrito al Consejo General vasco en el que le piden se pronuncie sobre el tema de la central nuclear.«La controversia -afirma el escrito- que se ha suscitado en relación con el planteamiento energético de Euskadi, que nos afecta por igual a todos los ciudadanos en lo que respecta a perspectiva de empleo, reconversión industrial y ordenación del territorio, ha culminado con los atentados que vienen sufriendo nuestros centros de trabajo. Ello lesiona nuestros derechos primarios como trabajadores y pone en peligro nuestra integridad física y la de otras personas ajenas.»

«Al mismo tiempo -añade- se ha deteriorado gravemente nuestra reputación personal al hacernos aparecer ante la opinión pública como enemigos del pueblo, mientras que nuestros centros de trabajo se han convertido en vecinos indeseables e, incluso, peligrosos.

«Por todo ello -concluyen- recurrimos a vuestra excelencia, en solicitud de una clara manifestación pública de ese CGV como representación del pueblo de Euskadi, pidiendo que se nos respete a nosotros y a nuestros centros de trabajo.»

Por otra parte, Europa Press informa que todos los heridos en el atentado de la central nuclear de Lemóniz, han sido dados de alta en la clínica San Juan de Dios, en donde se encontraban hospitalizados, a excepción del trabajador Julián Salas Fernández que, una vez dado de alta, se ha quejado de ligeras molestias, por lo que ha quedado de nuevo ingresado.

Por otra parte, cerca de veinte jóvenes se han encerrado en la iglesia de Santa María de Durango, en huelga de hambre como protesta porque no se paralizan las obras de la central nuclear de Lemóniz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 23 de marzo de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50