Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los luchadores sevillanos no pueden entrenarse por razones burocráticas

Los luchadores sevillanos no podrán participar en los campeonatos nacionales amateur de lucha grecorromana y libre olímpica, que se celebrarán del 22 al 27 de marzo en Pontevedra, al no disponer de gimnasio ni material para prepararse. Tras presionar sin resultados, y conseguido el apoyo del PSOE, PSA, PCE, ORT, PTE, UGT, CCOO, CNT, USO... los luchadores han anunciado que se echarán a la calle para entrenar. En los últimos campeonatos en que participaron sucedió el desgraciado «caso Sevilla», del que se abrió expediente que después quedaría cerrado merced al indulto real.

Hace un año el entonces presidente de la sevillana, Andrés Rodríguez, presentó al campeonato de España al luchador Sevilla sin preparación de ningún tipo, ocasionando funestas consecuencias.Las querellas presentadas por los luchadores sevillanos contra Andrés Rodríguez por «negligencia temeraria» y contra Manuel Quesada, secretario de la federación, por «falsificación de firmas», no tuvieron efecto por acogerse los culpados también al indulto real.

Con las primeras elecciones democráticas subió a la presidencia de la Federación Sevillana como único candidato el guineano de nacimiento y propuesto por los luchadores, doctor Santiago Kopoboru. Sin pérdida de tiempo el nuevo presidente comenzó su trabajo, pero se encontró con el antiguo delegado provincial de Deportes Antonio Fernández Asensio.

En la Federación Sevillana no existía el material que según el inventario de la Española debía haber. De los tres gimnasios posibles, en ninguno de ellos se puede entrenar. El primero -gimnasio Atlas- es particular y el propietario se quedó con el material federativo al no pagársele las cantidades contratadas. El segundo -Heliópolis- pertenecía al Ayuntamiento, que lo cedió a la Delegación de Juventudes y se encuentra cerrado desde hace tres años: «Faltan las firmas de los ministros, de los directores generales, de los secretarios, qué sé yo..., para que vuelva a pasar al Ayuntamiento y éste lo traspase a la Delegación.» Y en el tercero, perteneciente a la Delegación Provincial de Deportes, no se puede entrenar porque en el lugar adecuado para ello se dan clases de ballet.

El nuevo delegado provincial de Deportes, Ginés López Cirera, es presionado por la Federación de Lucha y hace todo lo posible, pero el anterior delegado firmó un contrato y las clases de ballet inevitablemente tendrán que seguir hasta el próximo mes de mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de marzo de 1978

Más información

  • Estarán ausentes de los campeonatos nacionales