Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Persiste la tensión interna en Euskadiko Ezkerra

El senador Juan María Bandrés, miembro del Consejo General Vasco en representación de Euskadiko Ezkerra, ha hecho llegar a los partidos que integran esta coalición una carta en la que se deja constancia escrita de que su cargo de consejero está a disposición de la persona que para ello designe la comisión permanente.

Esta declaración no ha servido, sin embargo, para acallar las divergencias internas que amenazan con romper esta coalición electoral. Los partidos que representan la corriente estatalista, EMK y OIC, han manifestado que las tensiones actuales son fruto de la ambición de hegemonía del ala independentista.A juicio de estos dos partidos, el proyecto de la coalición ha sido posible en torno a los siguientes objetivos: estatuto de autonomía, derecho de autodeterminación, programa de bilingüismo, disolución de las fuerzas de orden franquistas y puesta en marcha de un programa económico antimonopolista.

Estos objetivos se consideran todavía válidos, pese a la falta de voluntad unitaria puesta de manifiesto por ElA al mantener en todo momento la candidatura del señor Bandrés, cuyo nombramiento es rechazado por no responder a un acuerdo mayoritario. Tampoco aceptan la provisionalidad puesta de manifiesto por el senador y declaran inadmisible el voto concedido al candidato nacionalista, dado que la permanente de la coalición había decidido la neutralidad.

EMK y OIC consideran que estos hechos han roto las bases políticas de Euskadiko Ezkerra, que sólo podrán recuperarse mediante la dimisión del señor Bandrés, la declaración pública por parte de EIA de que le retira su apoyo.

ElA considera por su parte inaceptables estas exigencias, hasta que toda la cuestión sea abordada en el seno de Euskadiko Ezquerra, en una discusión conjunta.

La decisión de votar al candidato nacionalista para la presidencia es asumida plenamente por EIA como consecuente con la política de la coalición, que representa una línea de izquierda vasca, de liberación nacional de Euskadi, nacida y guiada desde aquí sin someterse a presiones externas de nadie, máxime cuando estas presiones muestran un marcado contenido centralista. Este partido rechaza asimismo las acusaciones personales vertidas contra Juan María Bandrés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de febrero de 1978

Más información

  • Bandrés, dispuesto a dimitir como consejero