Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carlucci provoca nuevas controversias en Portugal

La llegada del ex embajador norteamericano en Lisboa, Frank Carlucci, actual director adjunto de la CIA, a la capital portuguesa ha creado cierto malestar en distintos medios portugueses, que van desde los comunistas a los socialdemócratas, ante las declaraciones de Carlucci a uno de los senadores que investigaron su nombramiento y que han sido recogidas por la prensa lusitana.

El ex embajador confirmó que su presencia en Lisboa fue decisiva para el perfeccionamiento del trabajo de la CIA en Portugal. Carlucci, que estuvo al frente de la representación diplomática de Estados Unidos entre 1975 y 1977, desempeñó un papel político de primer plano en la vida política lisboeta y fue acusado reiteradamente de ser agente de la CIA.

El Partido Comunista portugués ha manifestado, con relación a las citadas declaraciones, que tal asunto «provocaría una crisis política en cualquier país democrático». Por su parte, el líder del Partido Socialdemócrata, Sousa Franco, manifestó que «en adelante va a ser muy importante tener buenos y poderosos amigos en la CIA».

Carlucci ha regresado a Lisboa para despedirse del Gobierno portugués. El primer ministro, Mario Soares, ha organizado una recepción de despedida en la que Freitas do Amaral, líder de los democristianos, será el segundo anfitrión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de febrero de 1978

Más información

  • Ha regresado a Lisboa