Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONSEJO DE MINISTROS

Desaparece totalmente la censura teatral y de espectáculos

La censura teatral y de espectáculos artísticos, que venía siendo aplicada con amplia flexibilidad en los últimos meses, ha desaparecido legalmente con la aprobación por el Gobierno, a propuesta del ministro de Cultura, de un real decreto que pone fin a largos años de existencia de este régimen. A partir de ahora existirá un régimen legal de completa libertad en la representación de espectáculos, aunque, como es obvio, el contenido y naturaleza de los mismos estará sometido al ordenamiento penal vigente.Esta plena libertad, según la información oficial facilitada, deberá respetar los derechos generales de la persona, así como la obligada protección a la infancia y a la juventud. En este sentido se establecerá una calificación de los espectáculos para determinar las personas que, por razón de su edad, podrán tener acceso a los espectáculos, así como una calificación adicional para distinguir aquellos espectáculos que por su temática o contenido puedan herir la sensibilidad del espectador.

Por otra parte, el Gobierno acordó ayer enviar a las Cortes un proyecto de ley de reforma del Código Penal en materia de delitos relativos a las libertades de expresión, reunión y asociación. Se intenta con ello adaptar el Código Penal a los criterios democráticos de la nueva etapa política, destacando la protección jurídica penal que se dispensa a tales libertades frente a quienes traten de impedir u obstaculizar el libre ejercicio de las mismas, pero, de otra parte, sancionando los supuestos de manifiesto abuso en dicho ejercicio.

Según lo previsto en el proyecto de ley, desaparecerán del Código Penal las figuras delictivas hasta ahora llamadas propagandas ilegales, continuando así el proceso despenalizador. En la información oficial facilitada nada se dice, sin embargo, sobre el alcance del proyecto de ley sobre el delito de asociación política, cuya actual redacción levantó una gran polémica en su día, al excluir de la legalidad a las asociaciones políticas «sometidas a una disciplina internacional y que se propongan implantar un sistema totalitario».

El Gobierno decidió también ayer firmar diversos protocolos en los que se confiere al Tribunal Europeo de Derechos Humanos la competencia de emitir opiniones consultivas y en los que se reconocen ciertos derechos y libertades, todos ellos complementarios del convenio europeo para la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales del Consejo de Europa.

También el Gobierno autorizó yer la firma de un convenio entre e Gobierno español y el Gobierno federal autríaco sobre circulación de personas, en virtud del cual los españoles podrán viajar a Austria, y los austríacos a España, para estancias no superiores a tres meses y sin ejercer empleo. España firmó el 24 de noviembre pasado el citado convenio para la protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales del Consejo de Europa que desarrolla el estatuto de este organismo, al que España se adhirió en esa misma fecha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de enero de 1978

Más información

  • A propuesta del ministro de Cultura