Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ayer murió en Gijón el pintor Nicanor Piñole

A las ocho de la tarde de ayer falleció en Gijón Nicanor Piñole, el decano de los pintores españoles, que el pasado 6 de enero cumplió cien años, siendo con tal ocasión condecorado por el Rey con la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X el Sabio. El ministro de Educación, Iñigo Cavero, había mostrado su intención de acudir personalmente a Gijón para imponerle dicha condecoración.

El estado de salud de Nicanor Piñole últimamente era muy delicado y hacía prever de un momento a otro este desenlace.

Como homenaje a Piñole en su centenario se encuentra abierta en el museo Jovellanos, de Gijón, una exposición antológica de su obra, en la que aparecen plasmadas magistralmente todas las manifestaciones colectivas de la vida rural asturiana.

Decano de los pintores

Nicanor Piñole nació en Gijón el 6 de enero de 1878. Realizó sus primeros estudios de pintura en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, en donde se reconoce su calidad de paisajista. Convive en esos momentos, entre los quince y veinte años, con Zubiarre y Cristóbal Ruiz, a quienes conoció en el estudio de Ferrant.En 1900 fijó su residencia en Roma, colocando sus cuadros en la muestra de Arte Moderno. En esta época conoce también en Francia al que habría de ser su gran amigo Pablo Picasso, dándose la circunstancia de que el primer premio que obtuvo Piñole lo compartió con él.

Sin embargo, no tenía demasiado interés en continuar en París, y en 1902 regresó a Gijón. En Roma había pintado su cuadro Familia pobre, que presentaría en Madrid en 1904. Diez años más tarde presenta en la exposición nacional La barraca, con el que obtiene un gran éxito de crítica y una segunda medalla.

Pinta en 1923, a petición del Congreso de Diputados, el retrato de Melquíadez Alvarez, y en 1928 su cuadro Estibadores merece ser incluido en las exposiciones Un Siglo de Arte Español Posterior a Goya, celebradas en Bélgica y Holanda. Participa en 1930 en la Bienal de Venecia, y en 1933 hace una exposición individual en el Ateneo, a cuya inauguración asisten Unamuno y Victorio Macho. Al año siguiente el Museo Nacional de Arte Contemporáneo adquiere su obra Marineros en el puerto de Gijón. La guerra civil, que inspiró sus cuadros El refugio y La retirada, le sorprende en Gijón.

El año 1955 es clave de su biografía, puesto que en ese año es objeto de un gran homenaje en Madrid. Posteriormente, en 1963, es nombrado hijo predilecto de Gijón, y diez años más tarde la Diputación de Oviedo le otorga el título de hijo predilecto de Asturias. En 1974 se le concedió la medalla de oro de Bellas Artes.

Nicanor Piñole pintó hasta muy avanzada edad. El último cuadro que estaba pintando y que dejó inacabado es El gaitero de Gijón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de enero de 1978