Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bomberos acudieron a vigilar la finca de Ave María, 20

Ayer volvió a producirse una fuerte tensión nerviosa entre las personas que habitan el número 20 de la calle Ave María, cuando a las ocho y media de la tarde se personó un coche de bomberos a inspeccionar el estado de la finca. Los vecinos interpretaron este hecho como una forma de presión sicológica del Ayuntamiento contra ellos, ya que la actitud de los bomberos, que dejaron durante toda la tarde y la noche un retén de guardia, daba a entender que el edificio estaba a punto de hundirse. Los bomberos no aclararon de quién partió la orden.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de diciembre de 1977

Más información

  • Los vecinos lo interpretan como una provocación