Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela quiere un acuerdo previo al pleno de la OPEP

Ninguno de los dirigentes venezolanos de la política petrolífera ha aventurado cuál será la posición de su país en materia de precios en la reunión de la OPEP en diciembre. Venezuela quiere saber con anterioridad la posición de los países miembros de la OPEP antes de exprresar su propia postura. Esta próxima semana inicia un viaje por el Próximo Oriente el ministro venezolano de Energía y Minas, quien tratará de conocer la opinión de los países árabes miembros de la OPEP.Como país organizador de la conferencia bianual de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, lo que trata Venezuela es que exista un consenso previo en materia de precios antes de que los delegados comiencen a llegar a Caracas y que no se produzca el penoso espectáculo de divisiones internas ofrecido por la organización en la reunión celebrada en Doha (Katar) en diciembre de 1976. La postura oficial norteamericana (que pesa mucho, indudablenente, en los planteamientos de los países exportadores de petróleo) es que los precios de los crudos deben mantenerse sin variaciones en 1978. El presidente Carter y el secretario de Estado, Vance, han declarado insistentemente en los últimos días que un aumento en los precios del petróleo no estaría justificado y que, de acordarlo la OPEP, no produciría más que «efectos catastróficos». Carter ha insistido en que durante su anunciada gira por nueve países de tres continentes, que incluye a tres importantes exportadores de petróleo (Venezuela, Irán y Arabia Saudita), tratará de conseguir un compromiso de que los precios de los crudos no aumentarán.

Sin, embargo, los expertos en la materia aseguran que Estados Unidos aceptaría mejor un aumento moderado de los precios antes que una decisión de la OPEP de sustituir al dólar por los derechos especiales de giro (DEG), como moneda-patrón en los intercambios petrolíferos. La lenta y constante caída del dólar en los mercados internacionales ha hecho que este tema sea incluido, invariablemente, en cuantas reuniones mantienen los expertos de la OPEP. Se especula, Incluso, con la posibilidad de que se adopte definitivamente los DEG como patrón de cambio, en lugar del dólar, en la reunión de Caracas: en diciembre, si hasta entonces EEUU no ha ofrecido seguridades a los países exportadores de que intervendrán para detener la caída del dólar.

Entre las posiciones extremas de Estados Unidos (que se opone a la modificación de los precios en 1978), o de Libia y Argelia (que siempre mantienen la posición de aprobar fuertes subidas cada año), saldrá, sin duda, la decisión de diciembre. En Caracas, los expertos se inclinan a vaticinar que habrá un aumento «moderado» de los precios, e incluso aventuran la posibilidad de que, por primera vez, el cálculo de los aumentos no se haga tomando como base las tasas de inflación de los países consumidores, sino los índices de aumento de los precios de las exportaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de noviembre de 1977