Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España será la más perjudicada por las restricciones pesqueras canadienses

«En los próximos años Canadá tendrá que limitar mucho el número de capturas en su zona pesquera, por lo que la nación más perjudicada será España», afirmó ayer el ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, Donald Jamielson, en una rueda de prensa antes de abandonar nuestro país, por vía aérea, con destino a Grecia.Alrededor de la una y cuarto, el señor Jamielson fue recibido por el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, que abandonó por espacio de media hora el Consejo de Ministros que presidía en el palacio de la Moncloa.

El señor Jamielson, que estaba acompañado en la sala de prensa del aeropuerto por su colega español, Marcelino Oreja, explicó que en su conversación con el presidente Suárez había abordado el tema de la incorporación española a los organismos económicos europeos y temas de cooperación económica bilateral, concretamente el problema de la pesca. Dijo, sobre este extremo, que no había problemas respecto al límite jurisdiccional de las doscientas millas, pero que la dificultad surgía ahora entre la plataforma continental canadiense y el límite de las doscientas millas.

En otro momento afirmó que había asegurado al Rey y al presidente del Gobierno el apoyo canadiense a la transición democrática española y afirmó que pensaba proponer el intercambio de delegaciones parlamentarias -le han acompañado cuatro parlamentarios en su viaje-, por entender que ello es interesante para el proceso de consolidación de la democracia en España.

El señor Jamielson mencionó el proyecto de infraestructura ferroviaria para Venezuela, por importe de unos seiscientos millones de dólares, que han emprendido conjuntamente España y Canadá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de noviembre de 1977

Más información

  • Entrevista Suárez-Jamielson