Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vizcaya: un muerto y dos heridos al saltarse dos controles de la Guardia Civil

Una persona resultó muerta en la madrugada de ayer y otras dos heridas, una de ellas de gravedad, al no haberse detenido dos vehículos en sendos controles de carretera establecidos por la Guardia Civil en las poblaciones vizcaínas de Baracaldo y Galdácano.

Gonzalo Pequeño Moyano, de veintiún años, residente en Sestao, fallecía hacia la una y media de la madrugada en el barrio baracaldés de Luchana, al estrellarse contra una farola, después de que hubiera saltado con un coche robado el control existente en el kilómetro 5,9 de la carretera Bilbao-Santurce.Según la versión oficial, el fallecido conducía en compañía de su hermano menor, Luis Javier, un Seat 124, matrícula BI- 126.998, que esa misma noche había sido robado en un aparcamiento subterráneo de Baracaldo, según denuncia presentada por su propietario, Juan Antonio García.

La Guardia Civil informó de que los ocupantes del turismo se agacharon al acercarse al control, arremetiendo contra la fuerza pública, que abrió fuego. El vehículo terminó empotrándose en una farola, a consecuencia de lo cual resultaban muerto el conductor por fractura de vértebras cervicales, según se hizo constar en el parte médico facilitado en la residencia sanitaria de Cruces.

Su hermano, de dieciséis años, fue atendido de contusiones múltiples que no revisten gravedad. Durante la mañana de ayer declaró que no habían visto el control, y que ésa había sido la razón de que no se detuvieran.

El parte médico del fallecido no ha determinado si presentaba algún impacto de bala, extremo éste que era afirmado por algunos testigos presenciales. La Guardia Civil ha señalado, sin embargo, que el vehículo presentaba tan sólo un impacto en la parte inferior de la puerta del conductor. La autopsia confirmaría posteriormente que la muerte de Gonzalo Pequeño es debida tan sólo a las graves lesiones que se produjo al chocar contra la farola.

El segundo incidente tenía lugar apenas un cuarto de hora más tarde en la carretera general Bilbao-San Sebastián, a la altura del cuartel de la Guardia Civil de Galdácano, donde se le dio el alta al turismo VI-22.299, que, al parecer, circulaba en zig-zag. Al no detenerse se dio aviso a la pareja de tráfico, que efectuó cuatro disparos. Una de las balas alcanzó, al parecer de rebote, al conductor en la región occipital Juan Antonio Igarza Azcárate, de treinta años, vecino de la local dad guipuzcoana de Vergara fue ingresado en el el hospital de Bilbao, donde su estado fue calificado de grave.

Estos hechos han sido objeto de un comunicado del Movimiento Comunista de Euskadi (EMK), en el que este partido pide que la nueva Constitución haga posible crear unas fuerzas vascas de policía sometidas a la administración autonómica. EMK llama también a la Asamblea de Parlamentarios vascos a que defiendan en las Cortes unas ley de garantías físicas y jurídicas ( los ciudadanos, poniendo especial acento en todo cuanto si ponga control de la policía de o den público y de las bandas fascistas, regulación del uso de armas de fuego y sometimiento de los responsables al poder judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de octubre de 1977