Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nacionalistas vascos de izquierda buscan un frente común para las municipales

Mientras se insiste en que la crisis en el seno de Euskadiko Ezkerra es definitiva, HASI (Partido Socialista Popular Revolucionario) -integrado en KAS- presentará en breve a los medios informativos y a las fuerzas políticas su proyecto de unidad de la izquierda vasca de cara a las elecciones municipales.

Euskadiko Ezkerra (Izquierda de Euskadi), coalición integrada por MC, ElA y, Euskal Komunistak, que logró colocar en las Cortes a dos de sus hombres (Bandrés independiente y Letamendía, de EIA), no ha funcionado como tal coalición después del 15dejunio. Ante situaciones políticas concretas, ElA y MC han tomado posturas independientes y en muchos casos enfrentadas. Lo cierto es que en la calle, la imagen de Euskadiko Ezkerra está bastante deteriorada y la opinión generalizada considera hoy ya la coalición poco util y difícilmente viable en los próximos meses.« Estamos preocupados por la pérdida de imagen de Euskadiko Ezkerra ante la opinión pública del País Vasco -declaró a EL PAIS Javier Villanueva, del MC- Creemos que estamos incurriendo en un fraude electoral. Desde el 15 de junio hemos intentado dinamízar la coalición, pero hemos sufrido el bloqueo de ElA.»

Frente a las críticas de MC, ElA, por uno de sus portavoces, declaró a EL PAIS que su falta aparente de interés con respecto a Euskadiko Ezkerra se debe a la opinión de la organización de que la coalición en su estructura social no es válida y debe dar entrada a toda la izquierda consecuente de Euskadi y por supuesto a la abertzale.

Precisamente a esta izquierda consecuente está dirigido el proyecto de HASI con el fin de hacer un frente de cara a las elecciones municipales. Esta alianza daría entrada a las fuerzas más nacionalistas que el PNV y más a la izquierda del PCE. De llegar a realizarse el milagro -como algunos políticos han definido el proyecto- esta alianza podría considerarse como una especie de contestación permanente a la Asamblea de Parlamentarios vascos. Solamente el PC quedaría «descolgado» y en una situación difícil.

El contenido o marco de la alianza de la izquierda vasca pasaría p or la aceptación de tres puntos mínimos: la estrategia común para la consecución del autogobierno, un programa concreto de formas de gestión municipal y el contenido de un estatuto de autonomía.

Con respecto al primer punto, HASI opina que es necesario establecer un camino posibista para lograr el autogobierno. Para ello es partidario de basar la estrategia en la consolidación de su pos ición en las municipales, potenciar la asamblea de municipios vascos -y si es posible institucionalizarla- y el logro de un poder ejecutivo.

Por otra parte, y haciendo referencía al segundo punto, HASI propugna que la coalicíón se conforme en base a un programa en donde se determinen formas concretas de poder popular o, lo que es lo mismo, de una gestión municipal pópular.

La alianza, según se desprende de los dos primeros puntos, puede ir «para largo», pues aspiraría a lograr como objetivo último el autogobierno para Euskadi. El contenido del estatuto a discutir por la alianza está basado en un proyecto realizado porkimu-Berri, grupo de estudio integrado por economístas, abogados, políticos, lingüístas y geógrafos vascos. El proyecto propugna un estatuto nuevo y provisional que garantice el derecho del pueblo vasco a la autodeterminación, la soberanía nacional de Euskadi y amplias.competencias de autogobierno. Aspirarán, en suma, a lograr un marco federal. Navarra, de acuerdo con el mismo proyecto.estaria incluida como parte indivísible e inseparable de Euskadi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 1977

Más información

  • Con la autodeterminación como pieza clave del programa