Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La "Triple A" explica los motivos del atentado contra "El Papus"

El atentado terrorista contra la revista El Papus, de Barcelona, que costó una vida humana y varios heridos, además de considerables destrozos materiales, ha suscitado la respuesta unánime de los medios de prensa y comunicación. Concretamente en Madrid, el día de ayer no aparecieron las publicaciones diarias (más información en última página) y en Barcelona el día 22 tampoco apareció ningún diario. Por otra parte, buen, número de emisoras de radio y de programas, algunos de ellos de audiencia nacional, dejaron de emitirse como señal de protesta, y todas las centrales sindicales y los partidos de casi todo el espectro político español han coincidido en repudiar el atentado, que ha sido reivindicado de nuevo por la organización de extrema derecha Triple A en un comunicado a dos periódicos de Barcelona.

Mientras, nuevas amenazas e intentos de atentado han sido registrados en otros medios de comunicación, al tiempo que las asociaciones deja prensa han mantenido reuniones con miembros del Gobierno acerca de los medios de atajar la oleada terrorista contra los medios informativos.En la redacción de Mundo Diario y de Diario de Barcelona se recibieron el pasado día 22 sendos comunicados idénticos, firmados por la organización terrorista de extrema derecha Triple A -Alianza Apostólica Anticomunista- en los que la organización -o más en concreto, su «ala militar constituida en asamblea»- se hacía responsable del atentado contra El Papus. En dicho comunicado dicen actuar por amor a España, «para no verla sumergida en el caos y en manos del horrible monstruo comunista», reiterando además las amenazas al director de El Papus, Echarri Moltó, «y su camarilla», que, afirman, han sido condenados a muerte por la Triple A, y «que no se den por salvados, pues tienen por parte de nuestra organización una pena de muerte y ésta, tarde o temprano, será efectuada». Añaden que cuando amenazan, cumplen, y que no se consideren suyos los anónimos que lleven su firma y no sean cumplidos. Condenan, en el mismo comunicado, a los partidos políticos y centrales sindicales, «no por su ideología, sino por su hipocresía y desfachatez al condenar nuestras acciones», y advierten que lamentan la muerte del portero del inmueble, pues la bomba «no iba contra la clase trabajadora», sino contra la redacción de El Papus.

Investigaciones en torno al atentado han puesto de relieve que la causa de éste podía ser una maleta, colocada junto a los ascensores y conteniendo el explosivo, que explotaría al ser levantada por el portero. Por otro lado, la herida más grave, la telefonista Rosa Lorén, que fue lanzada a la calle por la fuerza del artefacto, parece que se está recuperando, dentro de la gravedad.

Ayer volvieron a salir los diarios de Barcelona, y a emitirse los programas de radio que se habían unido al paro total. Así como las delegaciones y corresponsalías. Mientras duró la huelga, sólo apareció Prensa en Lucha, el órgano de los trabajadores en paro, con una tirada de 30.000 ejemplares, el producto de cuya venta ha sido destinado a los familiares del muerto. La edición de este órgano se abre informando de las manifestaciones protagonizadas por los trabajadores de prensa de Barcelona, a la que asistieron más de 6.000 personas, y que, saliendo del edificio siniestrado, llegó ante el Gobierno Civil, donde una comisión entregó un comunicado al gobernador exigiendo vigilancia para los medios informativos y desarticulación de los autores de estos hechos.

La junta directiva de la Asociación de la Prensa barcelonesa se reunió el día 22 con el presidente Suárez, quien manifestó que los intentos desestabilizadores que tratan de poner fin a la marcha de la democracia, no conseguirán sus propósitos, así como que se habían puesto ya los medios para evitar atentados similares y para proteger a los medios informativos.

Mientras, amenazas e intentos de nuevos atentados se han registrado en los últimos días, en distintos medios informativos. En la redacción de Prensa en Lucha, de Barcelona, que se hacía en los talleres del Grupo Mundo, fue lanzada una bomba de humo, mientras la redacción de Primera Plana, en Madrid y Barcelona, hubo de ser desalojada por amenaza de bomba de la Triple A . En La Vanguardia hubo también una falsa alarma, y fue desarticulada una bomba que no llegó a estallar, adjudicada al MPAIAC y colocada en las puertas del diario La Tarde, de Santa Cruz de Tenerife. En Barcelona recibieron llamadas de la Triple A, además de Mundo Diario, la delegación de Cambio 16, Radio Barcelona, y la revista Por Favor, que recibió una nota diciendo:, «Ahora os toca a vosotros.»

Son numerosos los telegramas y adhesiones a la redacción de El Papus, entre los que destacan el del ministro de Trabajo, Jiménez de Parga, y el del gabinete de prensa del Ayuntamiento, que se sumó al paro general.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de septiembre de 1977

Más información

  • Nuevas amenazas y atentados