Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Continúa la huelga de basureros en Valladolid

Diez camiones del Ejército y otros tantos del Ayuntamiento conducidos por soldados y protegidos por miembros de la Policía Armada iniciaron, sobre las tres de la madrugada de ayer, hasta las cinco, la recogida de basuras en aquellos puntos en donde la huelga de los empleados del servicio de la limpieza ha tenido una mayor repercusión.

A pesar de la ayuda prestada por el Ejército al Ayuntamiento tras una primera negativa, el aspecto que presenta la ciudad es prácticamente el mismo, mientras continúa el conflicto y para hoy hay convocada una jornada de acción ciudadana. La cantidad de toneladas de basuras acumuladas a lo largo de los siete días de huelga y el escaso número de efectivos y hombres prestados por el Ejército, no han servido para mejorar el aspecto de la ciudad. Los vecinos, contrarios a la utilización de soldados para resolver un problema que sólo al Ayuntamiento compete, manifestaron en algunos puntos de la ciudad su protesta.En el salón de actos de la AISS tuvo lugar por la mañana una asamblea de huelguistas a la que asistieron representantes de las distintas centrales sindicales, junto con Juan Colino y Pedro Gómez Bosque, diputado y senador respectivamente del Partido Socialista Obrero Español por esta provincia. Los invitados a la asamblea presentaron sus diferentes alternativas cara a solucionar el conflicto, siendo el señor Colino, de Salamanca, el portavoz de la propuesta aprobada en la reunión de la noche anterior en el Ayuntamiento, que se concretaba en la vuelta del trabajo, con el compromiso municipal de que no habrá despidos y el posterior comienzo de las negociaciones.

La asamblea se manifestó partidaria de esperar una oferta concreta por parte de la Corporación municipal a la tabla reivindicativa presentada. Los representantes de las centrales sindicales presentes en la asamblea coincidieron en expresar su solidaridad con los trabajadores, pero respecto a posibles soluciones al conflicto, Antonio Gutiérrez Vergada, de Comisiones Obreras, insistió en la necesidad de dar una salida a la huelga insinuando la vuelta al trabajo, lo cual en algunos momentos provocó la repulsa por parte de los asistentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de julio de 1977

Más información

  • La intervención del Ejército apenas ha paliado los efectos del conflicto