Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La jornada electoral en toda España

Euskadi votó la moderación

Euskadi votó moderado. Pese a que las crispaciones políticas de los últimos meses pudieron hacer pensar en un escoramiento izquierdista, los resultados parciales señalan una victoria neta de los contristas (PNV y UCD), con una muy fuerte tendencia hacia la izquierda moderada (PSOE). Cuando las tensiones políticas vividas por este pueblo parecían favorecer las posiciones radicales, a una y otra banda, el electorado prefirió una salida apacible de la dictadura.A nivel de todo el País Vasco, han sido muchas las sorpresas que nos han traído las urnas. Tal vez la más importante, es el primer lugar que ocupa el PSOE con sus nueve diputados vascos. Y decimos que es una sorpresa, porque casi todo el mundo daba ganador al PNV, que a última hora ha debido conformarse con ocho diputados, aunque todavía ayer mantenía esperanzas de lograr una quinta acta en Vizcaya e igualar así al PSOE. Sea lo que fuere, los socialistas de Felipe González son los grandes triunfadores de estas elecciones en Euskadi porque ni siquiera se les daba opción a igualar al PNV.

Otra candidatura que ha superado cualquier. previsión ha sido UCD, que cuenta con siete diputados a pesar de no tener lista propia en Guipúzcoa. En Alva han conseguido dos escaños sobre cuatro, y en Navarra, tres sobre cinco. La imagen pública de Suárez ha compensado con creces la falta de comparecencia pública de los candidatos del Centro, que han sido, con mucho, los que menos campaña efectuaron.

Junto a las tres grandes opciones triunfadoras, Izquierda de Euskadi se ha reafirmado en Guipúzcoa con cerca de un 12% de votos que le han valido un diputado. Como contrapartida, Alianza Popular tenía a la hora de cerrar esta edición posibilidades reales de lograr un escaño para el Congreso en Vizcaya, aunque los resultados quedaban todavía en el aire al no haberse escrutado más que el 30 % de los votos.

Los grandes derrotados de estas primeras elecciones generales del postfranquismo han sido el partido Comunista de Euskadi y el Partido Socialista Vasco (ESB), que no han colocado a ninguno de sus hombres, pese a que los comunistas encabezaban la lista de euskadi con su secretario general Ramón Ormazábal, y que los de ESB tenían puestas sus es peranzas en Guipúzcoa.

Si la tendencia al Congreso ha sido moderada, no lo fue menos la del Senado desde Frente Autonómico, constituido por PNV, PSOE y ESEI (Convergencia Socialista Vasca), se llevó diez escaños mientras que cinco iban para UCD y el último se lo daba nuevamente Guipúzcoa a Izquierda de Euskadi, en la persona del abogado Juan María Bandrés. Resulta sintomático que el Frente Autonómico haya conducido al Senado a sus nueve candidatos de Guipúzcoa, Alava y Vizcaya, mientras que en Navarra sólo colocaba en cuarta posición al ex ministro de la República, Manuel Irujo, que a sus 86 años salvó el honor del PNV en esta provincia.

Otro resultado sorprendente ha sido el apoyo mayoritario a las opciones políticas estatalistas, que han ganado en el Congreso siete escaños, dejando tan sólo nueve para fuerzas abertzales. El PNV considera, sin embargo, que el voto del PSOE es un voto autonomista y, de acuerdo con ello, ésta sería la distribución de escaños vascos en las próximas Cortes en torno al tema autonómico: dieciocho diputados y once senadores partidarios del Estatuto de Autonomía; siete diputados y cinco senadores de UCD que dicen defender el Estatuto, aunque no ha especificado hasta dónde puede llegar la autonomía; finalmente, un diputado de AP que se conforma con una simple descentralización, administrativa. De todas formas, invita a meditar el resultado de la provincia navarra, donde los centristas han arrasado prácticamente a sus contrincantes, consiguiendo seis de los nueve escaños en liza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de junio de 1977