Continúan los problemas con las salas de fiesta y discotecas

En la sede central de la AISS se ha celebrado una asamblea general de empresarios de salas de fiestas, que agrupan tablaos, salas de variedades, cafés teatros y cafés conciertos.El motivo de esta reunión fue la discusión del artículo segundo de la nueva ordenanza laboral de músicos, que establece la contratación de plantillas numéricas de músicos de forma obligatoria.

En realidad, este artículo segundo, con el cual no están de acuerdo ni los empresarios, que lo consideran injustificado y oneroso, ni los músicos, que lo encuentran totalmente insuficiente, es un parche más a la confusa situación de la música viva en nuestro Estado.

El artículo viene a decir, utilizando un lenguaje llano, que aquellas salas que deseen contar con actuaciones en vivo, deberán contratar una plantilla fija de músicos.

El problema reside, según los empresarios, en que no pueden soportar los gastos de una plantilla completa. Suponen, aunque no lo exterioricen, que es mucho más barato tener un playback grabado, sobre el cual el cantante de turno ejecute sus piezas. Siguiendo este criterio de defensa de sus intereses, los empresarios acordaron utilizar todas las vías jurídico-administrativas que la ley contempla, así como sendos telegramas de protesta al presidente del Gobierno y al ministro de Trabajo.

Los cantantes y músicos, por su parte, opinan que este artículo deja al libre albedrío de los empresarios el contar o no con música viva en sus locales. Con este motivo, El Sindicat Musical de Catalunya realizó una Setmana de Música Viva en la cual se defendían tanto los intereses del oyente como los de los músinos profesionales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS