Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lefèbvre no acepta el ultimátum de la Santa Sede

Se cree que es muy difícil que Lefébvre, el obispo francés, ya suspendido a divinis, acepte el ultimatum que días pasados le ha hecho la Santa Sede mediante el portavoz pontificio monseñor Panciroli, recordándole que el Papa recientemente le advirtió que no diera un paso adelante en el camino hacia el cisma.

Los fieles del obispo rebelde confirman, sin embargo, el programa que se ha trazado, y el mismo obispo lo anunció la semana pasada en Roma, cuando se entrevistó con los teólogos enviados especiales del Papa.

Lefèbvre celebra hoy la misa en la iglesia de París Saint Nicolas du Chardonet, ocupada desde hace más de un mes, a pesar de la prohibición del cardenal de París, monseñor Marty. El lunes 6 de junio volverá a Roma y el 29 de junio, fiesta de San Pedro y San Pablo, patrones de la Iglesia, ordenará catorce nuevos sacerdotes de sus alumnos del seminario tradicionalista de Econe. Lefèbvre, en conclusión, vuelve de nuevo, como hace un año, a desafiar al Papa, quien lo suspendió a divinis el 22 de julio del año pasado.

Mientras tanto, ayer, en un hotel romano, se presentó el Movimiento ltaliano para la Tradición, la Familia y la Propiedad (TFP), «Alianza Católica», que trabaja por una parte en colaboración con análogo movimiento brasileño y, por otra, con monseñor Marcel Lefèbvre y su grupo tradicionalista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 1977