Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mitterrand: "Los comunistas quisieron perjudicarme"

Por primera vez después de su «decepcionante» intervención en la televisión frente al primer ministro Raymond Barre, el secretario general del Partido Socialista, François Mitterrand, ofreció unas declaraciones en exclusiva al diario norteamericano, Herald Tribune, en las que habló abiertamente sobre sus «colegas» de la oposición de izquierda, los comunistas. Con la publicación del coste del Programa Común, en vísperas de su debate televisado con el señor Barre «los comunistas quisieron perjudicarme», afirmó Mitterrand. «Su objetivo, dijo el líder socialista, consiste en conducir la izquierda hacia el poder de manera que ellos (los comunistas) sean el partido dominador».Tras este análisis, que sin duda provocará una reacción poco amable del PCF, Mitterrand se declaró firmemente convencido de que el Gobierno actual ya no tiene argumentos para probarles a los franceses que los comunistas practicarán una política contraria a los intereses del país: «Hace diez años -apuntó- esto hubiera sido posible, pero no hoy. En lo sucesivo, mientras confíen en mí, los franceses ya no tendrán miedo a los comunistas.»

A propósito de su «aburrido» debate con Barre (es una expresión del periodista americano), el líder de la izquierda explicó que su intención había sido demostrarles a los franceses, frente a un experto en economía como el primer ministro, que él también dominaba el tema, «porque lo que soy políticamente ya se sabe de sobra».

Haciéndose eco de los rumores que circulan estos días sobre el mediocre estado de salud de Mitterrand, su interlocutor, en esta entrevista realizada en la residencia del líder político, afirmó no haber percibido en él ningún síntoma de debilidad. En este mismo orden de cosas, quizá para desmentir de la manera más eficaz las últimas conjeturas sobre el tema Mitterrand, ha preparado para este fin de semana un amplio programa de desplazamientos e intervenciones públicas.

Entretanto, el presidente Giscard d'Estaing, para festejar el tercer aniversario de su elección, concedió ayer una entrevista a una docena de diarios regionales franceses. Una vez más, contrariando la opinión de su «hermano enemigo», el líder gaullista Jacques Chirac, Giscard confirmó que si la izquierda gana las próximas elecciones no abandonará la presidencia. Explicó también que el objetivo fundamental de su septenato sigue siendo el mismo que el expuesto hace tres años: terminar con la división ideológica de Francia en derecha e izquierda. El presidente reconoció que ello no le ha sido posible hasta ahora, pero reveló que, una vez pasadas las elecciones, podría tomar alguna iniciativa en tal sentido, es decir, que podría intentar cambiar la ley electoral (implantar el sistema proporcional en lugar del mayoritario) e instaurar un régimen presidencial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 1977

Más información

  • Según el líder socialista francés, sus aliados intentan ser "el partido dominador"