Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mejoría del comercio exterior es pasajera

Dos juicios dispares han merecido la evolución del comercio exterior español durante el primer trimestre de este año. Mientras el Ministerio de Hacienda considera que la balanza comercial ha empeorado considerablemente, el Servicio de Estudios del Banco Hispano Americano entiende que el comercio exterior español atravesó en este período una bonanza pasajera, según señala el boletín Pulso Económico.Los datos -véase EL PAIS del 12 de abril- muestran un ligero incremento de las importaciones, paralelo a un notable aumento de las ventas al exterior. Una de las causas que el servicio de estudios del BHA señala como consecuencia del descenso en las importaciones, es el bache registrado en la producción industrial a partir de finales del pasado año, y cuyos efectos se han extendido hasta los primeros meses de 1977. Sin embargo, los estudios más recientes demuestran que la cartera de pedidos ha mejorado y que el índice de confianza empresarial ha evolucionado positivamente en diez puntos entre los meses de marzo y abril.

En cuanto al comercio exterior, los índices de cobertura han mejorado en casi seis puntos, reduciendo el nivel anual de déficit exterior.

Cara al futuro, el boletín Pulso Económico se muestra escasamente optimista, dado que prevé un incremento de las importaciones, debido a la recuperación industrial, la evolución de los precios y la, permisividad de la política monetaria. A pesar de que las importaciones de crudos petrolíferos se incrementaron especualativamente, durante el último trimestre del pasado año, su crecimiento -13%- fue netamente inferior al experimentado por otros capítulos; los de bienes de consumo, productos intermedios y materias primas aumentaron entre el 24 y el 25% en esos mismos meses.Además, los factores anteriormente indicados motivaron que, del aumento de 1.250 millones de dólares que experimentaron las importaciones, unos novecientos millones corresponden a compras justificadas exclusivamente por la existencia de créditos para financiarlas y expectativas de sus precios iban a aumentar de inmediato.

Respecto al futuro de las exportaciones, tropezarán con desventajas competitivas en los mercados exteriores, incrementadas porque la peseta ha sufrido una revalorización frente a las restantes monedas, incluido el dólar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de abril de 1977

Más información

  • Según "Pulso Económico"