Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Gente

Adolfo Suárez

Presidente del Gobierno, en plena crisis política originada por la legalización del PCE, cogió un pequeño utilitario , burló los servicios de vigilancia de la Moncloa, y se dio un paseo por Madrid. En Cuatro Caminos aparcó el pequeño Seat y entró en un bar a tomarse una caña. Los parroquianos le reconocieron y le instaron a sentarse en una mesa, y a que aceptara su invitación. Durante unos minutos, Suárez conversó con ellos y no faltaron, por supuesto, los temas políticos. Testigos presenciales aseguran que uno de los presentes, entusiasmado por las explicaciones del presidente le espetó en un momento dado. «Sí señor, así se hace, con dos c... »

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de abril de 1977