Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hoy, reunión popular en el cauce del Turia

La convocatoria de diversas asociaciones de vecinos para reunirse hoy domingo en el cauce del Turia, con el fin de celebrar actos festivos, habituales en la Pascua valenciana, y al mismo tiempo reivindicar la utilización como zona verde del millón de metros cuadrados que tiene, hace saltar de nuevo a la actualidad una de las propuestas que defendieron en su día un grupo de sociólogos en el informe «Ni desarrollo regional, ni ordenación del territorio».

Utilizar el cauce única y exclusivamente como espacio público para solucionar los problemas urbanos de Valencia es su objetivo general. De esta forma la ciudad será dotada de un espacio de libre acceso, la agresividad del medio ambiente será eliminada, y la imagen histórica de Valencia quedará revalorizada.La mejora del medio ambiente supone impedir la circulación rodada por el cauce, proteger al parque que se cree de las agresiones de vías de tráfico rápido, impedir cualquier tipo de edificación y promocionar la creación de zonas deportivas.

La solución propuesta opera a lo largo y ancho de seis kilómetros. Deja el tramo más alejado del mar por salirse del casco urbano, y asimismo su desembocadura, que por el índice de contaminación de las industrias colindantes, debe tener un uso futuro como ampliación del puerto.

En el viejo cauce confluyen los espacios verdes más importantes (Jardín Botánico, Alameditas de Serrano, Viveros y Alameda), que actualmente se encuentran desarticulados y suponen pequeñas parcelas verdes en medio de la concentración urbana. Con el cauce como zona verde esos espacios quedarían unidos entre sí, dotando de amplio pulmón verde al centro ciudadano, a la vez que se realzan todos los monumentos histórico-artísticos que se encuentran en ambas márgenes del río.

La integración del Turia con la ciudad es una constante desde que ésta creció a su lado. Sus aguas han regado la huerta. La industria sedera, germen de la industrialización valenciana, aprovechaba las moreras de las acequias y caminos.

La propuesta reseñada dedica cerca de 800.000 metros cuadrados a jardín, bosque y arboleda, 100.000 a instalaciones deportivas (hoy hay cerca de treinta campos de fútbol, béisbol y rugby), 50.000 a zonas de agua, que se amplían en torno a los puentes históricos; 40.000 para caminos y sendas de comunicación interior, y rnás de 20.000 dedicados a instalaciones de tipo recreativo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de abril de 1977

Más información

  • Para reivindicarlo como zona verde para Valencia