Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Confirmada la libertad de los cinco del consejo de guerra de 1970

Ayer se confirmó la puesta en libertad de los otros tres condenados en el proceso de Burgos de 1970 que, junto a Enrique Guesalaga y Josu Abrisqueta, recibieron la orden de excarcelación, beneficiados por la amnistía. Con éstos son ya cerca de sesenta los presos políticos vascos excarcelados.

Jone Dorronsoro Ceberio, que salió de la prisión de mujeres de Alcalá de Henares a las nueve de la mañana del miércoles, está casada con Francisco Javier Izco de la Iglesia, a quien el mismo consejo sentenció a dos penas de muerte, y es hermana de José María Dorronsoro, también condenado a muerte en el próceso de Burgos. Ambos se encuentran en la prisión de Córdoba.Jone Dorronsoro fue detenida en abril de 1969 y condenada a un total de cincuenta años de cárcel, que cumplía en la prisión de Alcalá, aunque hubo de ser trasladada dos veces al Hospital Psiquiátrico. Durante su permanencia en la cárcel no ha podido ver a su marido y ha participado en casi todas las huelgas de hambre que mantuvieron los presos políticos. Tiene 34 años, es profesora de música y natural de Guipúzcoa.

Jon Etxabe Garitacelaya abandonó el monasterio de El Miracle, en Solsona (Lérida), a las tres y media de la tarde de ayer. Cuando fue detenido en abril de 1969,junto a Eduardo Uriarte, Enrique Guesalaga y Jone Dorronsoro era cura titular de la parroquia de Azitaín, del puebloguipuzcoane, de Eibar. El consejo le condenó a cincuenta años de cárcel, que comenzo a cumplir en la cárcel concordataria de Zamora, de donde fue trasladado a El Miracle. Era el único sacerdote que quedaba en prisión por motivos políticos.

Víctor Arana Bilbao fue herido gravemente en el momento de su detención, en abril de 1969, por lo que hubo de ser intervenido quirúrgicamente. Estuvo casi dos años en el penal del Puerto de Santa María, También pasó por las prisiones de Basauri y Segovia, y participó en la fuga que se produjo en éste en 1975, Después estuvo en el Hospital Penitenciario de Carabánchel. Durante su vida carcelaría fue sancionado con casi un año de celdas de castigo y varios meses de régimen especial de observación de conducta.

La excarcelación de estos cinco presos inculpados en el sumario 31/69, que a juicio de los especialistas era el más difícil para la aplicación de la amnistía por la complejidad de los hechos juzgados y por la propia extensión de las acluaciones judiciales, hace concebir esperanzas de que efectivamente se ha roto el nudo gordiano que parecía retrasar la salida de todos los presos que no han participado directamente, en acciones lesivas contra las personas.

Quedan, sin embargo, por amnistiar en el momento actual sumarios tan importantes como el del secuestro del industrial eibarrés Lorenzo Zabala, que presumiblemente habrá de seguir la misma suerte que el correspondiente al secuestro de Felipe Huarte, ya amnistiado.

Huelgas de hambre

Por lo que a iniciativas populares y en favor de la amnistía se refiere, más de 150 personas permanecen en huelga de hambre desde el miércoles por la noche en ocho iglesias de otros tantos barrios donostiarras. Los familiares de los presos, políticos alaveses han iniciado también otra huelga de hambre como forma de protesta contra una amnistía parcial que por su forma de aplicación entienden que va encaminada únicamente a desmovilizar al pueblo vasco.Dada la festividad de estos días, no se esperan nueva, excarcelaciones hasta el próximo lunes o el martes. Hasta ahora, son unos sesenta los presos "políticos vascos excarcelados, que comenzaron a salir el pasado 22 de marzo. El ritmo de salida ha sido, por tanto, de unos cuatro reclusos, por día. Ayer no se dieron cifras o fíciales de amnistiados ni de indultados.

Por otra parte, unas 2.000 personas recibieron ayer e a Placencia de las Armas (Guipúzcoa) a Vicente Gurruchaga, preso político amnistiado recientemente, que llegó a su pueblo natal a la una y media de la tarde. Los congregados exhibían ikurriñas y pancartas de bienvenida. Gurruchaga les dirigió unas palabras de agradecimiento por el recibimiento, que estaba organizado por la comisión gestora pro amnistía local.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de abril de 1977

Más información

  • El proceso de Burgos era el más complicado para la amnistía