Un médico y una enfermera, asesinados por un antiguo paciente

Un antiguo paciente del doctor José Luis Vázquez Añón mató supuestamente ayer a tiros a éste y a una de sus enfermeras e hirió muy gravemente a qtra en la consulta de la clínica Los Nardos, de Madrid. El agresor murió posteriormente al chocar el, automóvil en el que huía contra la fachada de un chalet de la carretera de La Coruña. Los presuntos móviles del crimen son, según todos los indicios, estrictamente personales y relacionados con una reciente operación del tabique nasal que el doctor Vázquez Añón, conocido experto en cirugía estética, había realizado a su agresor, Mariano Jiménez.El doctor José Luis Vázquez Añón, de 45 años, casado y con dos hijos, y Pilar Cantos, una de sus enfermeras, de cincuenta años de edad, fallecieron a consecuencia de los catorce disparos presuntamente hechos por Mariano Jiménez casado y residente en Fuensalida (Toledo); antiguo paciente del doctor Vázquez Añón. Otra enfermera, Pilar Simón, de 44 años, consiguió anoche soportar la intervención quirúrgica realizada en la mismá clínica, después de sufrir graves heridas en el mismo hecho. El supuesto agresor, a quien el doctor Vázquez Añón había operado del tabique nasal hace poco más de un mes, está áctualmentd internado en la clíníca de La Concepción, después de sufrir un accidente de automóvil en la carretera de La Coruña, cuando huía.

Más información

Los hechos tienen aún conmovido al personal de la clínica Los Nardos, cuyos testimonios han sido especialmente válidos para cono cer las circunstancias del crimen. A las seis de la tarde, el presunto agresor, Marlano Jiménez García, pidió, en la recepción de la clínica, ser recibídoyor el médico fallecido, en su calidad de paciente recién operado. Sin que hubiera, al parecer, ningún tipo de diálogo, Mariáno Jiménez disparó sobre los tres con una pIstola Parabellum del calibre nueve. Por el número de disparos se intuye que, una vez terminado el primer cargador, introdujo otro en el arma y siguió disparando. Luego

Pasa a última página

Un antiguo paciente asesina a un médico de Los Nardos y a una enfermera

Viene de la primera páginaabandonó la clínica y, en su automóvil, se dirigió hacia la carretera de La Coruña, muy próxima a Los Nardos, donde se estrelló contra un chalet. A las seis y veinte de la tarde ingresaba, en muy grave estado, en la Unidad de Vigilancia Intensiva de la Clínica de La Concepción.

Fuentes policiales ampliarían más tarde que el número calculado de disparos efectuados fue de catorce, la mayoría de ellos encontrados en los cuerpos del médico, que falleció en el instante, y de la dos enfermeras, una de las cuales Pilar Cantos, fallecería minutos después.

Según manifestaron a EL PAIS algunos de los pacientes que se encontraban en la consulta y que no pudieron hacer nada por detener al presunto asesino, éste salió corriendo con la pistola en la mano se dirigió a un automóvil 1430 de color rojo, matrícula TO-9614-13 que estaba aparcado en la entrada y en el que huyó.

Se estrella al huir

Unos veinte minutos después un automóvil similar al que se buscaba fue visto en la carretera de la Coruña a la altura del kilómetro 11,800, cerca de El Plantío. Su conductor, al parecer bastante nervioso, ante la presencia de un coche patrulla de la Guardia Civil, tomó una curva con excesiva velocidad, motivo por el que no pudo evitar la colisión de su automóvil contra él muro de uno de los chalets de El Plantío. Sin embargo, y a pesar de la búsqueda que se había montado, los guardias civiles que atendieron a Mariano Jiménez no conocieron la identidad de la persona que trasladaban hasta que se enteraron en la Clínica de la Concepción, donde fue ingresado.

Realizadas las primeras curas en urgencias, el herido fue trasladado a la sala de operaciones donde se te intervino quirúrgicamente durante cerca de hora y media. Posteriormente ingresó en la Unidad de Vigilancia Intensiva, estación 19, tercera planta, donde no quisieron dar información a ninguno de los periodistas que intentaban informarse.

Investigación policial

Minutos después de ocurridos los hechos, en la clínica de Los Nardos, peritos en balística y funcionarios del Cuerpo General de Policía se personaron para comenzar la investigación del doble asesinato. Inmediatamente se dieron las oportunas órdenes para que se buscara el turismo en el que varios pacientes habían visto huir al asesino.

Enterados de que el presunto autor del doble homicidio podía encontrarse en estado grave en la Clínica de la Concepción, funcionarios del cuerpo policial se trasladaron al centro hospitalario en compañía de una de las enfermeras de Los Nardos, cuya identidad no se pudo conocer, aunque se supone que era uno de los testigos.

Acabada la operación, los funcionarios, en unión de la enfermera, entraron en la Unidad de Vigilancia Intensiva donde había quedado ingresado el herido en accidente de tráfico. Sin que pudieran ser preguntados por los periodistas, los visitantes abandonaron el hospital después de recoger en un sobre los carnets y demás documentación que Mariano Jiménez llevaba en el momento de ser ingresado.

Entre tanto, el juez de guardia, perteneciente al Juzgado número 7, Rafael Estévez, procedió al levantamiento de los dos cadáveres que fueron trasladados en un furgón al Instituto Anatómico Forense para su correspondiente autopsia.

A la hora de cerrar esta edición, se desconocía todavía si la enfermera herida, Pilar Simón, mejoraba o no de las heridas producidas por los disparos. El último de los informes recibidos indicaba que su estado era muy grave.

El doctor José Luis Vázquez Añón era el jefe de Cirugía Plástica de la clínica Los Nardos. Ejercía la especialidad de cirugía maxilofacial y había ampliado estudios, durante algunos años, en Estados Unidos.

Por su parte, el supuesto aáresor contaba con 46 años de edad y había nacido en la localidad de Fuensalida, en la provincia de Toledo. Está casado y tiene dos hijos. Al parecer, había sido operado por el doctor Vázquez Añón hace poco tiempo y no había quedado muy satisfecho de la operación.

Reacciones

La primera reacción que se ha producido a nivel oficial ha sido la del Colegio Oficial de Médicos de Madrid, que convocó una reunión urgente de su junta directiva, para discutir la situación creada para la profesión médica tras este atentado. En esta reunión se espera sea redactado un comunicado sobre el mismo, en el que se condene la violencia ejercida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de marzo de 1977.