Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inculpados por la banza de Atocha

De los detenidos por la matanza de Atocha se ha podido recabar los siguientes datos:José Fernández Cerra, 31 anos, vendedor, domiciliado en Madrid, vinculado a Fuerza Nueva, grupo político del que fue expulsado según fuentes de dicho partido.

Carlos García Juliá, veintiún años, empleado administrativo, domiciliado en Madrid, plaza de la Opera, número 1. Vinculado a Fuerza Nueva. Hijo de comandante y sobrino de dos generales. Intentó ingresar en la Academia General Militar de Zaragoza sin éxito. Cumplió el servicio militar como paracaidista en el Sahara. Acusado de disparar en el despacho laboralista.

Fernando Lerdo de Tejada Martinez, veintidós años, estudiante y clomiciliado en Madrid.

Francisco Albadalejo Corredera de unos cuarenta años, casado, con hijos, domiiciliado en Madrid. Es secretarío del Sindicato Provincial de Transportes. Considerado por la policía como el instigador de la matanza de Atocha. Se desconoce su filiación política concreta, aunque se le identifica con la extrema derecha. Leocadio Jíménez Caravaca, de unos 57 años, separado de su esposa, vive en la plaza Coimbra, 15, bajo izquierda. «No trabaja -nos comunicó la mujer con la que vive actualmente-, él vive de la pensión militar de mutilado.» Entre 1948 y 1969 fue procesado siete veces (dos por hurto, dos por quebranto de condena, una por imprudencia temeraria, otra por imprudencia simple y otra por infracción automovilística). En un registro realizado por la policía en su casa en el verano de 1975 se encontraron armas cortas y largas, granadas, explosivos, mechas, machetes, porras lastradas con plomo y reforzadas con tachuelas, etcétera.

La herida de guerra que recibió en la cabeza hizo necesario que se le practicase la trepanación. Fuentes cercanas a su familia afirman que, como secuela de la herida, le ha quedado una cierta perturbación mental. Por esta razón se encontraba bajo la tutela de su madre, muerta recientemente. Según sus amigos, sufre frecuentes alteraciones violentas de carácter.

Hace unos meses disparó sobre su amante, hiriéndola, al parecer, levemente. Ella nos ha contestado: «No puedo decir nada, ni sí, ni no. Yo lo quiero. El no está metido en nada de eso que se dice. El día que paso lo de Atocha estaba conmigo. Si era amigo de los que lo han hecho él no tiene la culpa.»

Ha sido acusado de amenazar y golpear a los sacerdotes de la parroquia de la Fuensanta. Estuvo implicado en la explosión que destruyó el club juvenil Beato, de la parroquia de San Juan de Avila, en el barrio de Usera. En la misma explosión resultó completamente destruido un despacho laboralista que funcionaba allí desde tres años antes. Descubierto, fue detenido con Simón Ramón Fernández Palacios, ahora también implicado en la matanza de la calle de Atocha. Participo, segun testigos presenciales, en el intento de boicot a un acto organizado por la Asociación de Amistad Hispano-China y celebrado en el barrio de Usera. EL PAIS publicó sobre este tema, el pasado día 1 de octubre de 1976, la siguiente carta firmada por Pablo Ruiz: «En EL PAIS del día 28-9-76, y en su página 23, dentro de la información Homenaje a Mao, aparece la siguiente frase, que no sé si es de un colaborador o de una información oficial. Decía así: "Hubo un iniento de boicotear el acto cuando personas sin identificar... "

Quisiera, ante esto, manifestar lo siguiente:

1. Al acto realizado en el barrio de Usera acudí como vecino a un acto cultural y me vi envuelto en el humo, pero por casualidad vi a una de las personas que tiraba las bombas.

2. A la persona la agarré yo mismo, porque me era conoci , por actos que había realizado anteriormente. Le entregué al servicio de orden, que lo entregó a la policía.

3. Dicha persona se llama Leocadio Giménez Caravaca, acusado de agresión a los anteriores sacerdotes de la iglesia Virgen de la Fuensanta.y del estallido de las bombas colocadas en el clubjuvenil Beato.

4. ¿Cómo se puede afirmar "sin identificar"? Si el dato es oficial lo entiendo menos. ¿Pero no los tiene la policía? ¿Cómo es que anda aún suelta una persona así? Seguramente habrá pasado como las veces anteriores.

Esto no es democracia. Esto es abuso por una parte (derecha), con perjuicio para todos los demás. Sería penoso que a dicha persona no se la castigase sino cuando dispare o mate a alguien (y, como en el caso de Carlos, se dirá "sin identificar").

Espero que alguien del pais, Gobierno, policía o en este caso la Asociación de Amistad Hispano-China, defiendan a los asistentes al acto. Yo, al menos, exijo daños y perjuicios. Al pisar la segunda bomba de humo que tiró la pisé para apagarla y se me quemaron los zapatos, calcetines y pantalones. » La sede de la Asociación de Amistad Hispano-China fue asaltada tres días después por cinco individuos que, armados con pistolas, amenazaron a las tres personas que en aquel momento se encontraban en dichos locales, calle de Castelló, y quemaron todos los papeles que encontraron. Tras abrir las espitas de gas, huyeron.

Leocadio Jiménez Caravaca ha sido reconocido como el autor de varios disparos contra dos jóvenes, hiriendo en la pierna izquierda a uno de ellos, durante las primeras horas de la madrugada del día 16 de noviembre pasado en la estación del Metro de Oporto.

Simón Ramón Fernández Palacios tomó parte en la Division Azul. Fue posteriormente expulsado del Ejército, donde poseía la graduación de alférez provisional. La agencia Europa Press ha recogido unas declaraciones de Juan García Carrés, ex presidente del Sindicato Nacional de Actividades Diversas, en las que manifiesta ser falso que Simón Ramón Fernández Palacios consiguiera un puesto en el Sindicato madrileño del Transporte gracias a él, como ha publicado un vespertino madrileño. El geñor García Carrés es hijo de Vicente García Rives, presidente del Sindicato Nacional del Transporte.

Gloria Herguedas Herrando es la única mujer detenida entre los implicados de los asesinatos de Atocha. Domiciliada en Madrid, de unos veinte años, es empleada de ambulatorio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 1977